Con su encanto natural, The End Magazine tuvo la oportunidad de hablar con la talentosa actriz colombiana María Cecilia Sánchez, en donde nos hablo de su vida y su trayectoria en el mundo del cine.

Una mujer por definición intrépida, soñadora y absolutamente increíble. María Cecilia Sánchez colombiana y amante de la vida me regaló unos minutos de su día para aprender de su mente de artista y adentrarme más allá en una pasión de dimensiones incalculables por un oficio, una profesión y un estilo de vida. Es una enamorada de Latinoamérica con una parte de su corazón en España, traducido en: Daniel Holguín. Los invito a conocer la curiosidad del arte desde el sentir de una mujer que es orgullo y artista innata.

Maria Cecilia Sanchez por The End A Film Magazine

Fotógrafo: Andrés Cardona
Styling: Maira Zárate
Producción y Arte: Sarah Samudio
MUA: Irina García

Definición de María Cecilia como persona

Eso está interesante. Te acuerdas que en Alicia en el País de las Maravillas siempre la bruja le decía: ¿quién eres tú? Y respondía: Yo soy Alicia. Y era como un debate, como un poco existencial sobre quién es realmente uno. Yo soy una persona, una mujer con un carácter muy curioso, con un espíritu latino muy fuerte, con una pasión muy grande por las expresiones del alma que tienen una forma y un discurso que termina siendo el arte. Soy una apasionada de la vida, de la música y trato de vivir de todo lo anterior. Me gusta lo que hago, y como dije, trato de sobrevivir con todo lo anterior, no quiero vivir de nada más que la verdad.

Yo soy una persona, una mujer con un carácter muy curioso, con un espíritu latino muy fuerte, con una pasión muy grande por las expresiones del alma que tienen una forma y un discurso que termina siendo el arte.

 

El inicio de todo

Yo creo que toda la vida he querido vivir entre estas vibraciones, empecé bastante joven, por mi cuenta. Mis padres me apoyaron mucho y en la escuela me perfilaba demasiado en lo que quería. A los 16 años empecé la universidad, quería siempre estudiar artes escénicas lo hice (licenciatura en artes escénicas) y fui buscando los espacios laborales. Yo siendo de una familia trabajadora donde el trabajo es dignidad, traté de hacer lo mismo desde el punto de vista del arte. Por eso empecé a trabajar desde muy pequeña porque sabía que el espacio de la academia no se da nunca más en la vida: un espacio libre, donde no hay presiones más allá del discurso, de lo que quieres experimentar y conocer. Mientras que el trabajo te da una cancha única, hay gente que tiene mucha teoría y tiene oportunidades de tener educaciones maravillosas pero luego, eso aplicado a la realidad del trabajo discrepa demasiado uno del otro. Creo en los discursos que se conectan en el arte por eso, busqué siempre lo académico y el trabajo sabiendo que en el trabajo estaba la libertad de mí ser como mujer en esta sociedad donde crecí. Ahora soy mucho más relajada con esto pero estoy más abierta a aprender, me gusta mucho enseñar. En este punto de mi vida disfruto mucho de lo que doy y recibo con la enseñanza, es un proceso bellísimo: muy humano.

 

Fotógrafo: Andrés Cardona Styling: Maira Zárate Producción y Arte: Sarah Samudio MUA: Irina García

Fotógrafo: Andrés Cardona
Styling: Maira Zárate
Producción y Arte: Sarah Samudio
MUA: Irina García

La metamorfosis

Mi vida realmente la cambió Bogotá, una ciudad de la que no provengo pero que me ha dado demasiado: es mi epicentro latinoamericano. Me ha permitido realizar todos mis sueños. Al principio yo vivía sola y vivía de lo que yo misma me ganaba a los 19 años; afortunadamente tenía amigos caleños, gente que ya había abierto brecha en algunos aspectos y me podían ayudar más allá de lo laboral en lo emocional, sentirte acompañada es súper importante en una ciudad que no es tuya. Es curioso, a veces cuando más amigos tienes en la industria tienes menos posibilidades, la gente te conoce demasiado. A veces cuando es un casting de un director que me conoce y no me llaman sé que es porque no me quieren ver.

¿Solo una cara bonita?

Hay mucha competencia. Tengo un grave problema con mi ser y es que siento que estoy en la mitad de todo, es un sitio muy auténtico pero al mismo tiempo álgido; por ejemplo, por un momento no ser tan flaca ni tan gorda, ni tan bonita ni tan fea, ni tan inteligente ni tan tonta. No saben qué hacer con uno, sobre todo en un país donde la estética predetermina tanto la labor de la mujer, cada vez me gusta más romper con ese patrón. Cada vez necesito más verdad y menos frivolidad en mi vida y me parecen muy duras las presiones a las que son sometidas no solo las actrices, sino cualquiera que está en Instagram. Tienen una necesidad de belleza que es muy brava, pasa en el hombre pero es mucho más agudo con las mujeres en Latinoamérica. Es una reflexión que yo hago desde mi oficio, donde la realidad no tiene que ser un solo empaque, sino mil empaques más. No hay producción en la que no me quieran poner relleno de algo, tetas o algo y es entonces cuando pienso: el público demanda otras cosas, es mucho más inteligente, la autenticidad es chévere y la gente te respeta por ser como eres pero también se paga y muy caro.

Mientras que el trabajo te da una cancha única, hay gente que tiene mucha teoría y tiene oportunidades de tener educaciones maravillosas pero luego, eso aplicado a la realidad del trabajo discrepa demasiado uno del otro.

 

Fotógrafo: Andrés Cardona Styling: Maira Zárate Producción y Arte: Sarah Samudio MUA: Irina García

Fotógrafo: Andrés Cardona
Styling: Maira Zárate
Producción y Arte: Sarah Samudio
MUA: Irina García

Fotógrafo: Andrés Cardona Styling: Maira Zárate Producción y Arte: Sarah Samudio MUA: Irina García

Fotógrafo: Andrés Cardona
Styling: Maira Zárate
Producción y Arte: Sarah Samudio
MUA: Irina García

Madrid y ahora Bogotá

Llevaba demasiado tiempo en Madrid en una época en la que España y su política era bastante fluctuante y complicada, siento que ahora está cambiando. Necesitaba un poco de Latinoamérica, para mí este continente es vital y naciente. Cuando estaba acá sentía que la distancia entre países es mínima culturalmente, no hay distancias ideológicas y sí muchas cosas que nos unen: empezando por el lenguaje, las movidas y los movimientos.

Me hacía falta el movimiento, a medida que las industrias son más profesionales tienen mayores limitantes. Por ejemplo, en España si trabajas como actor, eres actor solamente, no eres ni presentador ni una cosa ni otra. No puedes de repente hacer los ejercicios que muchos hacemos aquí en el país en los que mezclamos de todo un poco, algo fantástico que solo permite Latinoamérica. El mundo antiguo se está quebrando por eso mismo. Es bueno profundizar en cosas pero si no es tu naturaleza no la es. Se me fue perdiendo un poco el alma, me hacía falta presentar un festival, meterme en algo de música o de repente algo de moda.

Paralelo entre producciones de Olé! y Made in Colombia

El lenguaje técnico es fantástico, aquí o allá es increíble. Nosotros aquí tenemos una facultad y es estar cerca de una fuente proveedora de equipos de alto nivel como es Estados Unidos. El tema técnico es universal; por ejemplo, en un cortometraje que rodó Daniel en Extremadura los técnicos eran españoles y el director de cámara era Diego Jiménez y él hablaba de la capacidad de comprender el lenguaje. Ahora, las formas interpretativas son otras totalmente diferentes porque, tenemos una escuela donde si no has optado por un enfoque como el clásico del teatro universal, se está más sujeto al melodrama o algo más realista propio de nuestro cine, donde no tenemos una paleta muy grande de construcción de personajes, no tenemos tanta ficción, suspenso o thriller. Estamos en una etapa del cine donde se recrea la realidad, es muy coloquial y por eso mismo la manera de interpretar también lo es. Hay estilos actorales diferentes, la facultad de melodrama es propia de nuestra región y lo hacemos muy bien por lo que es apreciada en otras partes donde se pretende hacer pero no se hace. Se debe decir que en general en Europa se tiene un prestigio mucho más allá de la fama, tiene un valor importante la carrera al haber escuelas y teatros con años de tradición que le dan peso.

Maria Cecilia Sanchez por The End A Film Magazine

Fotógrafo: Andrés Cardona
Styling: Maira Zárate
Producción y Arte: Sarah Samudio
MUA: Irina García

Maria Cecilia Sanchez por The End A Film Magazine

Fotógrafo: Andrés Cardona
Styling: Maira Zárate
Producción y Arte: Sarah Samudio
MUA: Irina García

Paralelo entre producciones de Olé! y Made in Colombia

Me han pasado varias anécdotas en España y ha sido lindo la reconstrucción de mi ser a partir de eso. Una historia curiosa sucedió en la serie Hermanos, de donde me llamaron para hacer un personaje de prostituta latinoamericana. Hice el casting y afortunadamente mi partner era Roberto Almo, amigo mío. Cuando llegué al set de grabación luego del maquillaje y vestuario veo al equipo de grabación con una tensión absurda y luego escucho al director: “Ponla más fea necesito una junkie” y la maquilladora como: “no logro ponerla más fea”. Pararon la grabación, me colocaron aún más maquillaje pero seguía el director negado diciendo: ¡no puedo hacerlo!, ¡es muy bonita pero pónganle tetas! Era muy fuerte porque no me querían dejar hacer el personaje y era mi ilusión. La combinación de Roberto intercediendo por mí, “ella lo puede hacer”, y el director pidiendo una mujer sucia y bastante perra fue fuerte pero lo saqué adelante.

Estamos en una etapa del cine donde se recrea la realidad, es muy coloquial y por eso mismo la manera de interpretar también lo es.

 

Tips de inicio

Yo creo que… Número uno, un chip que tiene metida la gente que es la dueña de esta generación es la autosuficiencia: básico. Para sobrevivir hoy en día hay que ser absolutamente autosuficiente. Existen las grandes plataformas pero hoy una gran idea es mucho más importante; una idea es contenido para la plataforma por eso, si tienes esa capacidad de ser maleable y poder generar tus propias cosas dale. Es el momento de la gente y la creación. Me parece básico estudiar, cuanto más puedas aprender mejor. Qué pena que no tengamos ese rigor de actores que entienden su cuerpo, como en Hollywood por ejemplo, yo valoro demasiado ese conocimiento. Cualquier cosa que sepas es un plus para este trabajo; a veces, aprender a poner cafés en una máquina te desvara y te pone en ventaja con relación a otro actor que vaya a ser bar tender. Si por ejemplo, la belleza es tu herramienta aprovéchala a tope: úsala. Saber cuál es tu sitio es importante, cuesta aceptarlo pero es esencial.

Fotógrafo: Andrés Cardona Styling: Maira Zárate Producción y Arte: Sarah Samudio MUA: Irina García

Fotógrafo: Andrés Cardona
Styling: Maira Zárate
Producción y Arte: Sarah Samudio
MUA: Irina García

Futuro cercano

En este momento voy a Madrid pero seguiré desarrollando temas relacionados con la enseñanza. Tengo un proyecto escénico y lo quiero aprovechar combinando la música y la danza: una explotación del cabaret latino. Tengo dos largometrajes, uno de ellos ya está empezando, buscando fondos y hay posibilidad de otro largometraje en compañía de Daniel, va a ser fantástico trabajar con él. Continuar, con mi proyecto personal, explorando cosas de mí misma más adelante, no quiero quedarme toda mi vida actuando. Cuando actúas es por encargo de alguien más, quizás es más bonito también generar tus propias cosas. Sí me haría falta descifrar qué puedo hacer yo misma desde mi observación, mis vivencias.

Cine colombiano: ¿futuro?

Desde luego creo que tenemos un camino largo en el cine pero también hay un esfuerzo muy grande de varias entidades, lo que hace que la gente vea un camino seguro y crea más en la industria. Es además un momento dulce para los jóvenes y la creación. Ahora hay muchas productoras y de todo, incluso productoras de ideas que es increíble, el desarrollo de ideas, contenido y pensamiento. Estar en ese nivel es muy valioso. Buenísimos los ejercicios que pasan con el cortometraje como lenguaje y como medio de comunicación de la juventud. Menos mal hay gente también que está liderando esas causas, como los martes de BogoShorts. La profundización de videoclips también es increíble.

La gente cada vez ha entendido que se pueden hacer audiovisuales con menor presupuesto. Maravilloso ver que la gente inicia a usar cámaras de celular, de fotos, lo importante es crear, hacer algo así sea para fines mayores o por el lado del cine independiente. Es bonito ver que ahora está pasando eso. Hoy en día se han creado revistas cinematográficas, como el caso de The End que se acerca a la estética, tiene cantidad de lenguajes, habla de cine pero desde ciertos sitios, tiene libertades: incomoda. Están pasando cosas, la gente cada vez tiene más voz y poder. El documental está ganando terreno en el entretenimiento. Este es un país que tiene documentalistas impresionantes a veces, es un género que ha sido un poco rezagado y es una pena. Precisamente si escucháramos más la voz de los documentalistas sabríamos que los temas son menos estereotipados y entenderíamos más nuestra realidad. Es una pena que la misma sociedad no pueda llegar a esa profundidad.

ESCRITO POR

Natalia Granados Segura

PRODUCCIÓN IMAGENES
Fotógrafo: Andrés Cardona @andrescardonamejia
Styling: Maira Zárate @p_essoa
Producción y Arte: Sarah Samudio @lunette_atelier
MUA: Irina García @irinagarciacotes 
Asistente: Nicolas Cañón
Agradecimientos: Teatro del Gimnasio Moderno

THE END MAGAZINE