Repasamos las luces y las sombras de la última edición del Primavera Club que se celebra en Barcelona.

Rápidamente, y tras finalizar hace escasos minutos el Primavera Club nos ponemos a recapitular acerca de lo mejor que hemos podido ver a lo largo de estos tres días en la sala Apolo. En primer lugar, hay que remarcar el buen sonido que han gozado tanto la sala principal como La2, con la excepción del pastiche sonoro que fue Minor Victories. Un caso aislado que no empaña la buena sonorización de la sala y el buen hacer de los técnicos. Otro punto positivo que encontramos es la comodidad. Es cierto que la capacidad de sala pequeña es limitada, pero si te organizas con antelación no solo puedes ver prácticamente todo, sino que puedes verlo en primera fila. El problema viene cuando la gente quiere salir a fumar, beber, ir al baño, llegar 5 minutos antes y quejarse porque lo ve lejos, pero aquí verlo “lejos” significa verlo en condiciones bastante mejores que en muchos festivales.

En el lado de aspectos negativos junto al desafortunado mal sonido en Minor Victories apuntaría el público. No es políticamente correcto generalizar y criticar a un colectivo tan amplio de forma arbitraria, pero es que hubo varios conciertos en los que se notaba que la gente estaba ahí porque no había nada más. Personas que habían pagado su abono para pasar el finde y ver un par de bandas que le gustasen, y el resto del tiempo estar hablando y dando por culo al personal. Caso especial de esto fue el borracho que acabó molestando y haciendo el ridículo en las primeras filas de los conciertos de Whitney y Porches. Un tipo con una tajada importante que se calló varias veces al suelo mientras flirteaba con toda chica que encontrase a su paso.

De todos modos estos detalles no empañan una experiencia rica en contenido y descubrimientos musicales, de gran placer para los oídos más exigentes y sobre todo terriblemente ecléctico. De este festival me llevo varios lps para quemar hasta que acabe el año, y eso solo puede significar que Gabi y cia han hecho bien su trabajo. Aquí una recopilación de los mejores grupos que pudimos ver en esta edición:

 

7.C. Duncan

Un hombre joven con chaqueta

Un Sufjan Stevens “wannabe” que se atreve con el lado experimental de la electrónica y la rompe para crear composiciones absolutamente magistrales.  Inquietantes, misteriosos e incluso sensuales, ofrecieron un concierto que a ratos recordaba a los mejores Grizzly Bear pero con vistas a lo paranormal. Un gran descubrimiento y una mejor experiencia.

 

  1. Museless

Una mujer con camisa azul, cabello claro y los ojos verdes

Todo un huracán sobre el escenario. Una musa armada con un Macbook  y varias maquinitas atadas a unos teclados que bailan desde la tralla más dura hasta las melodías más tristes y profundas. Todo esto guiado por una sensual voz y empaquetado con unos visuales poderosos, de esos que hipnotizan y refuerzan una actuación ya de por si descomunal.

 

  1. Extrarradio
Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto.

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto.

Fichados por la organización a través de bandcamp, Extrarradio son como una mezcla entre Jagwar Ma y la música de Cliff Martínez, una apisonadora de temas abstractos, que rompen con el molde establecido en cuanto a ritmos garrafoneros se refiere. Consiguen crear a través de lo extraño un juego lleno de matices en el que cada tema suena diferente, potente y frenético. Los sucesores de Darkside.

https://extrarradio.bandcamp.com/track/cinta-rosa

 

Operators

Un hombre con camisa blanca y una mujer con chaqueta de cuero

Divertidos, elegantes y sobre todo cañeros. De esos que se dejan la piel y disfrutan en el escenario y claro, esa actitud es contagiosa. Un no parar en menos de una hora de actuación para una de esas bandas que todo aficionado a la música quiere pillar para cerrar un festival. Si lo consigues, quemar zapatilla será el final de tu noche.

 

  1. Gúdar

 

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto

Inclasificable proyecto nacional con una musicalidad experimental que nadie sabe cómo puede sonar tan bien. Una voz que parece la mezcla entre el tío de Alt-J y el de Manos de Topo que irremediablemente te atrapa y no te suelta hasta que acabas dándote cuenta que lamentablemente, han acabado su setlist. Un tiro de esos que no tiene tema malo, que todo suena a gloria bendita si entras en su atmosfera, y que encuentra en la nueva canción un himno de asignatura obligatoria en cada noche de desfase. Ojala tocasen ahora mismo en mi casa.

 

 

  1. Whitney

Un grupo de muchachos

Entré aburriéndome y acabé maravillado. La muerte de The Smith Westerns nos trae el nacimiento de una banda con un futuro cuya única meta son sus ambiciones. Músicos de primera, melodías llenas de sutilezas y el amor como tema principal en cada una de sus composiciones. Temas como No Woman o Golden Days son una muestra de la absoluta destreza musical de la banda. Qué bonito es descubrir estas cosas antes de que llenen pabellones.

 

1.Retirada!

Dos hombres sentados con dos animales

La gran sorpresa del festival viene de Cataluña y no son más que la mezcla definitiva del post-rock, el emo y el shoegaze en este país. Solo dos tíos en el escenario para uno de los mejores dúos que he tenido la suerte de ver en directo en mi vida. Potencia, rabia, energía y mucha nostalgia son solo algunas de las bazas de una banda que emociona y conmociona a todos los que entren en su atmosfera, inundada de potentes riffs, muros sonoros de una potencia descomunal y unas introspectivas letras que acompañan una actuación redonda de principio fin. Para descubrir grupos así vengo a festivales como este. Ya me he comprado su LP, y vosotros deberíais hacer lo mismo.

Y finalizamos la cobertura del Primavera Club con este artículo. Mejor muestra de las sorpresas que nos ofrece el festival, es que del artículo previo que realizamos en esta misma publicación acerca de las cinco bandas que más ganas teníamos de ver en este festival, ninguna forma parte del top siete de las mejores actuaciones. Un dato tremendamente ilustrativo de como venimos al Primavera Club a que la música en directo nos rompa los moldes y nos enseñe cosas que jamás nos habíamos planteado que podrían llegar a gustarnos tanto. Desde aquí simplemente agradecer a la organización el buen trato recibido y deseamos poder volver a colaborar en futuros eventos.

Nos vemos en el Primavera Sound 2017.

 

l.

 

THE END MAGAZINE