En la segunda jornada del Primavera Club brillaron por encima de todos los jovencísimos Retirada! También asistimos al pinchazo de la banda que mas ganas teníamos de ver, Minor Victories.

Minor Victories tropieza con el mal sonido y Retirada!  se convierten en la gran sorpresa de la jornada.

Continúa el buen nivel visto a lo largo de la primera jornada en el Primavera Club. Con sorpresas incluidas y algún tropezón desafortunado, estamos descubriendo y disfrutando de propuestas frescas, enérgicas y llenas de rabia.

Aucell Cantaire

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto.

Empezamos el día con Aucell Cantaire, la formación mallorquina a la que según nos contaban durante su actuación, tuvieron que prestarles algunos instrumentos por tener problemas para viajar con ellos. No tuvieron sin embargo problemas para hacernos viajar a unos parajes rurales, nostálgicos y mediterráneos con preciosos temas como Carretera, Pensamant o Al-leluia, probablemente su tema más enérgico y emotivo de la velada. No sabemos que tiene el catalán para sonar tan jodidamente bien en prácticamente cualquier estilo, pero es que desde Sopa de cabra, a L’Hereu Escampa todo parece funcionar a las mil maravillas. Una bonita y tierna forma de empezar el día.

 

El lado oscuro de la broca

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto.

Tuve la oportunidad de ver a estos zamoranos hace ya cuatro años y he de decir que me he encontrado a otro grupo muy distinto al que tuve la oportunidad de disfrutar en su día. Un ejemplo de cómo coger el camino hacia una evolución bestial, un disparo de altos decibelios empaquetado para no dar tregua al espectador que entre en su juego. Inclasificable propuesta que bucea en el post-rock, picotea de la distorsión del shoegaze y puede recordar a cosas tan dispares como Disco las palmeras! o El columpio asesino. Personalidad, garra y sobre todo una fuerza atronadora sobre el escenario. Continúa el buen nivel en el festival.

 

Retirada!

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto.

La gran sorpresa del día y puedo afirmar con rotundidad que la mejor actuación de todo el festival. Sobre el escenario Albert y Cuervo,  uno de los mejores dúos que he podido ver en directo a lo largo de toda mi vida. Venían a presentar su nuevo LP, Victoria/Derrota, un ejercicio de una madurez  musical asombrosa en el que ya se dejaba entrever que habría calidad en la actuación, pero no a estos niveles. Un ejemplo de mezcla inclasificable de géneros tan dispares como el Emo y el post-rock, una suerte de bandas como The Hotelier, The World Is A Beautiful Place…, La Red Bullet o incluso Explosions In The Sky. Y tiene un mérito enorme conseguir todo esto encima de un escenario con tan solo una batería y una guitarra, pero con grabación en directo de melodías y superponiéndolas después en segundo plano, Retirada! no necesita mucho más para encandilarnos. Una actuación con potencia, llena de rabia y energía, de esas que consiguen transmitir al público exactamente el espíritu y parte del alma que se han dejado estos chicos componiendo unas preciosas melodías con afiladas y en muchos casos profundas letras. Canciones en catalán y alguna en Español para la banda sonara perfecta de una coming of age que aún no se ha rodado en este país.

Ojala los adolescentes tuvieran como referencia bandas así, probablemente en el mundo habría más Victorias que derrotas.

 

  1. Duncan
Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto.

Otra sorpresa en el festival y ya van unas cuantas. Otro proyecto inclasificable, y eso solo pueden ser buenas noticas. Porque difícil definir a que suena C. Duncan. Si lo intentamos, probablemente el nombre que rápidamente nos venga a la cabeza es Sufjan Stevens, y creedme que la comparación no le viene grande en absoluto. Y es que pese a ser el primero que en disco la banda no le dice gran cosa, en directo sonaron absolutamente demoledores. Elegantes, con estilo y sobre todo limpios, fueron de menos a más ofreciendo temas tan bellos como Say o Like You Do para acabar por todo lo alto con Wanted To Wanted It Too ante un público que acabó ovacionando a una banda con muchísimo futuro por delante. De esas que huelen a Primavera Sound de lejos.

 

Minor Victories

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto

Foto de Primavera Sound y el fotógrafo Dani Canto.

El plato fuerte del día. No puedo ser más fan de Slowdive y la única vez que pude ver a Mogwai en directo fue una experiencia sensorial importante, y claro, si juntas a dos de sus piezas clave te sale un disco tan redondo como el que han parido este año titulado homólogamente como Minor Victories.  Es por esto que me duele decir que no disfruté del concierto. No sabemos por qué, pero el gran sonido que ha tenido la sala Apolo a lo largo de todo el festival aquí acabó siendo todo un desastre. Ya podíamos percibirlo en un arranque con Give up the Ghost, en la que los pregrabados sonaron bajísimos y a las guitarras le faltaban toda la potencia que tienen en el disco. El problema momentáneamente mejoró cuando en The Thief llegó el rugido en forma de distorsión que nos hacía pensar que el mal sonido no era más que el típico tramite de aclimatación a la sala, pero de nuevo en A Hundred Ropes las líneas del sinte sonaron a unos niveles irrisorios, en los que apenas se podía percibir si se estaba colando un ruido de fondo o esto era parte de la canción. Esto se extendió a lo largo del resto del concierto. Cogs sonó plana, Breaking My Light fue un pequeño momento de ilusión, pero de nuevo en el tema más bello del disco, Folk Arp, volvieron a pinchar. Una pena porque ni siquiera con Scattered Ashes remontaron un concierto en el que sin embargo, el público disfrutó enormemente. Dio incluso la impresión que les faltaba rodaje como banda, algo inexplicable para unos músicos de su categoría, aunque nunca sabré a ciencia cierta como el mal sonido influyó en esta conclusión. Lo que si pude comprobar, y esto deja a un lado las cuestiones de la mala ecualización, es que en directo los temas pierden parte de ese encanto celestial que tienen en el disco. Se notan más terrenales. Donde en Slowdive notas una melodía que no sabes muy bien cómo puede proceder de una guitarra, aquí notas los dedos tocando las cuerdas. Lo mismo ocurre con Mogwai, un grupo donde todo suena unificado y pulido, mientras que a Minor Victories, al menos al día de hoy, se le notan un poco las costuras en directo. Tampoco ayuda que Rachel no alcance los tonos vocales del disco en directo. Esto quedó de manifiesto en Folk Arp, un tema mágico que en directo se queda en bonito. Una pena, pero estos tipos tienen crédito para equivocarse unas cuantas veces, y desde luego volveremos a verles a la mínima oportunidad que tengamos. Y las que hagan falta.

Y finaliza otra gran jornada del Primavera Club. El pinchazo de Minor Victories no empaña una gran jornada donde Retirada! y C. Duncan fueron un soplo de aire fresco y algunos de los descubrimientos más importantes del año. Ahora solo queda esperar que nos deparará la última jornada, con platos tan variados como Porches, Gudar y Whitney.

THE END MAGAZINE