Stanley Martin Lieber, una leyenda viviente del cómic norteamericano llega a los 94 años

Para nadie es un secreto que Hollywood hoy en día tiene un romance con los superhéroes del cómic. En 2016 se estrenaron 6 películas de este tipo: Civil War, Batman vs Superman, Deadpool, Suicide Squad, X-Men Apocalypse y Dr. Strange, todas con un desempeño bastante bueno en taquilla. Con esos resultados es normal que la tendencia continúe con varias películas programadas hasta 2020 y cada día surge información sobre nuevos proyectos. Ya no son solo los personajes más conocidos como Batman y Superman los que han hecho su salto a la gran pantalla, héroes mucho menos populares algunos años atrás como los Guardianes de la Galaxia, han logrado un espacio y muy buena recepción.

Aunque es bastante probable que este romance no dure mucho más tiempo, tal vez termine en 2020 con la finalización de los proyectos actualmente en curso, seguramente hay mucha gente que disfruta de este momento de esplendor de los héroes en la gran pantalla, entre ellos sin duda alguna está “el hombre de las ideas de Marvel”, Stan Lee.

para que un personaje de cómic dé dinero hay que hacer una película basada en él” – Stan Lee

Él, a sus 94 años, debe estar pasando por el mejor momento de su vida. No solamente por el gran éxito y las enormes ventas que sus creaciones han tenido; si no porque además es una forma de conectarse con su sueño de infancia de ser actor y trabajar en el mundo de cine, los cómics fueron para él una segunda opción. Las primeras adaptaciones de su trabajo fueron las versiones animadas de Los 4 Fantásticos y de Spiderman, luego vinieron series live action en los 80 y de nuevo series animadas en los 90. Fue a principios de milenio con los X-Men, película que inició el furor por los superhéroes, que sus creaciones llegaron a la gran pantalla.

http://www.youtube.com/watch?v=YypzWfwOC3A

Stan disfruta de la fama y la atención mediática, hace apariciones continuas en los eventos dedicados al cómic además de sus ya conocidos cameos en las películas sobre sus personajes. Y, sobre todo, disfruta del dinero por las regalías de los héroes a su nombre. “Para que un personaje de cómic dé dinero hay que hacer una película basada en él”, afirmaba sin pudor en los años 90 cuando mantenía negociaciones con James Cameron para realizar la primera adaptación de uno de sus personajes favoritos: Spiderman.

“Uno de los aportes más importantes de Stan Lee fue la humanización del héroe” – César Ramírez

La importancia de Lee radica en ser uno de los últimos referentes de una de las épocas más brillantes del mundo del cómic, la denominada Edad de Plata. Mientras que otros grandes colaboradores con los que él trabajo como Jack Kirby, Steve Ditko, John Romita y Herb Trimpe han fallecido o se encuentran retirados, él sigue siendo el rostro visible de Marvel. Esa Edad de Plata durante los años 60 fue para la compañía y para Stan una época dorada, intentando seguir el ritmo a una ya decaída DC, cambiaron su enfoque editorial y aun hoy se sienten sus repercusiones en el mundo de los superhéroes.

Spiderman

“Uno de los aportes más importantes de Stan Lee fue la humanización del héroe”, señala César Ramírez Leguizamón, director del Salón del Cómic y el Manga de Medellín. “Antes los superhéroes eran prácticamente dioses que hacían cosas increíbles, en cambio con Stan tenemos personajes como Peter Parker (Spiderman), un adolescente que tiene los mismos problemas de todos los adolescentes, el típico nerd que sufre matoneo en la escuela y la cuesta conquistar a la chica que quiere. Los Cuatro Fantásticos, son una representación de la familia tradicional estadounidense. O Tony Stark (Iron Man) que a pesar de ser millonario tiene problemas con el alcohol, y es la oveja negra de Marvel”.

Iron Man

Esta forma de tratar y presentar a los héroes sigue estando presente hoy en día en las adaptaciones cinematográficas, incluso en los personajes de DC. Darle un tratamiento más realista a Batman fue uno de los objetivos explícitos de Nolan en su trilogía, y Zack Snyder intentó hacerlo de nuevo con Superman.

Otro de los aportes de fue la forma como se trataban temas políticos. Si bien los cómics ya habían sido utilizados como herramienta propagandista contra los regímenes nazi y comunista, ahora Lee les daría una vuelta de tuerca alejándose tanto de los intereses gubernamentales como en muchos casos de las propias ideas de sus lectores. El ejemplo más claro son los X-Men: “estos héroes aparecen en los 60 con una relación de las luchas raciales dentro de los Estados Unidos. Por un lado, tenemos al profesor X como representación de Martin Luther King, que busca la convivencia; por otro lado, está Magneto que vendría siendo Malcolm X, que dice que si a usted le pegan no ponga la otra mejilla sino golpee en las dos mejillas al otro”, asegura César. Incluso cuando Stan Lee dejó de escribir historias para los X-Men se continuó con el mismo sentido para mostrar los conflictos sobre la inclusión de las minorías.

X-Men

Aunque muchas veces se le ha criticado el haber sacado beneficio propio de creaciones compartidas, o de simplemente de haberse aprovechado para hacer pasar como ideas originales creaciones en las que sus colaboradores merecían más crédito, Stan Lee sigue siendo un ícono para todos los fanáticos del cómic y de los superhéroes. “En todas las películas sobre sus personajes él aparece acreditado como consultor. Aunque los estudios pueden hacer lo que quieran, realmente respetan mucho su opinión”, señala César Ramírez.

Con su grito de batalla “Excelsior”, Stan Lee está cada día más cerca de la centena y todo el tiempo que le reste lo dedicará a perpetuar el romance entre Hollywood y los cómics, y en afianzar aún más su estatus como referente de la cultura pop aclamado por las multitudes.

 

 

THE END MAGAZINE