Fences, la tercera película que dirige el actor norteamericano Denzel Washington, es  una adaptación al cine de una obra de teatro de August Wilson, dramaturgo (estadounidense también) dos veces ganador del premio Pulitzer.

Fences, que había sido puesta en escena en Broadway por primera vez en 1987, fue re-estrenada en 2010, con los mismos actores que protagonizan la película: Denzel Washington y Viola Davis. Ambos actores, que en su momento ganaron el premio Tony a mejor actor y mejor actriz, están nominados ahora a mejor actor y a mejor actriz de reparto en la próxima edición de los premios Oscar. Viola Davis se perfila como una de las favoritas habiendo ya ganado el premio de la Crítica Cinematográfica, el de la Crítica de St. Louis,  el de la Crítica de Kansas, el de la Crítica de Carolina del Norte y el de la Alianza de Mujeres Periodistas de Cine. Por su parte August Wilson quien murió en el 2005, recibió una nominación póstuma a mejor adaptación de guión. Además de esto la película está nominada a mejor película del año.

Denzel Washington: “Yo he sido el tipo que ha estado en la premiación sin que mencionen mi nombre. He sido el tipo que ha estado en la ceremonia y que ha oído mencionar su nombre. He estado también cuando todos los asistentes pensaban que sería el ganador y no fue así. Yo lo he vivido.”

Tensiones raciales

Fences,  que está ambientada en Pittsburg de los años 50, es el retrato determinista de una familia afroamericana de clase baja. Sin embargo, el personaje sobre el que se profundiza más es el de Troy Maxson, empleado de la empresa encargada de recoger la basura. Desde los primeros diálogos empezamos a percibir las tensiones raciales de la época; Maxson en conversación con su gran amigo Bono (interpretado por  Stephen Henderson) nos hace entender que le ha reclamado a su jefe porque los hombres blancos son los únicos que pueden manejar el camión de basura, mientras que los negros están relegados a recogerla y ponerla en el camión. Dichas tensiones, a pesar de ser de otra época, se actualizan  a la luz de otros sucesos  que rodearon la realización  de la película. Durante la década de los 90 August Wilson vendió los derechos de su obra de teatro para el cine  con la condición de que fuera  dirigida por un director negro, esto con la intención de denunciar la gran supremacía de directores blancos en Hollywood. “Nosotros hacemos parte de un pueblo africano que ha estado acá desde el sigo XVII. Nosotros tenemos una mirada distinta sobre el mundo. Tenemos ideas distintas acerca de la religión, y diversas maneras de relacionarnos socialmente. Tenemos ideas diferentes acerca del estilo y del lenguaje. Tenemos otra estética. Alguien que no comparta nuestras visiones específicas acerca de nuestra cultura es un outsider, no importa cuán bien intencionado sea”, dice Wilson en un articulo titulado I Want A Black Director! (¡Yo quiero un director negro!).

Seguramente Wilson se sentiría satisfecho al ver la interpretación de Troy Maxson que hace Denzel Washington, que nos presenta una de las actuaciones más maduras de su carrera. A pesar de ser una película de escenas largas, Washington interpreta los diálogos de Wilson de una manera dinámica y tensionante. Cuando un periodista le preguntó a Washington acerca de su opinión sobre el racismo este respondió: “Yo no tengo que pensar en eso. Yo lo he vivido. Yo he sido el tipo que ha estado en la premiación sin que mencionen mi nombre. He sido el tipo que ha estado en la ceremonia y que ha oído mencionar su nombre. He estado también cuando todos los asistentes pensaban que sería el ganador y no fue así. Yo lo he vivido”.

Fences (Cercas)

Con el pasar de la acción, el personaje que veíamos como un padre trabajador y sacrificado, un esposo cariñoso y devoto, se va abriendo en capas como si fuera una cebolla mostrándonos su lado más oscuro y complejo. Esto es, un hombre terco forjado por un pasado ineludible, marcado por un padre que lo maltrataba, por su vida en la calle desde la adolescencia y su gran frustración como beisbolista (determinado por haber nacido una generación antes que Jackie Robinson, el primer jugador norteamericano aceptado en las ligas mayores).

Un hombre con un palo en la mano

Toda la película transcurre en muy pocos espacios: la fábrica, la calle al frente de la casa, el interior de la casa, pero sobre todo en el patio trasero de la casa. Se podría decir que hay ahí una división intencional entre lo privado y lo público; los espacios interiores de la casa se habitan de una manera mucho más funcional, se utilizan para cocinar, para comer y para dormir. La calle que queda al frente de la casa pertenece al dominio de lo público, un ámbito que se nos presenta fantasmagórico y que se evita constantemente. Es ahí donde hace su aparición por primera vez Gabe, el hermano de Troy que perdió la cordura durante la Segunda Guerra Mundial. Es a través de él que el personaje de Troy se complejiza, ya que entendemos por un lado que ama a su hermano y siente compasión por él, pero por otro que siente vergüenza ante las miradas juzgadoras  de sus vecinos. Por último tenemos el patio trasero, donde transcurre la mayoría de la acción: es el lugar donde suceden las discusiones mas álgidas y definitivas. Donde además de esto se construye alegóricamente la profundidad de los personajes: hay una bola de beisbol vieja (casi oxidada) atada a un árbol y un bate que recuerdan la frustración de Troy, también una ventana rota en una casa vecina que aparece cuando estamos presenciando los momentos más oscuros de la interioridad del personaje.

Un hombre y una mujer en la calle

En ese mismo lugar, Rose deja caer una rosa al piso cuando se entera de que su esposo no es quien pensaba.  Añadido a esto toda la película gira alrededor de la construcción de una cerca, que por algún motivo u otro  no puede terminarse, lo que es un claro guiño de las dificultades que tienen los personajes para realizarse felizmente como personas. Sin embargo, las connotaciones metafóricas que se construyen entorno a la figura de la cerca varían  con el desarrollo de la historia. Al respecto de esto Bono dice: “Algunos construyen cercas para mantener a la gente afuera, mientras que otros las construyen para mantener a la gente adentro.”

Un hombre negro

Slang

Sin duda uno de los puntos más fuertes de esta película es el uso del lenguaje. Es el slang afroamericano el que nos sumerge de lleno en la atmósfera de la cultura negra: un lenguaje lleno de musicalidad y de rimas inesperadas. Además de esto está muy presente la reiteración: a la hora de contar algo se cuenta de dos y tres maneras distintas. También están muy presentes las mitologías negras  y el sincretismo; la religiosidad católica propia de la cultura se mezcla con la presencia de  la personificación de la muerte y del diablo.

Un hombre negro hablandole a una mujer de color

Definitivamente esta es una película para quienes disfrutan de un buen melodrama.

Sin embargo, a pesar de las excelentes actuaciones hay momentos en donde la fuerza de la acción se disipa y resulta algo repetitiva.  Momentos en los que incluso a pesar de una muy buena puesta en escena, empezamos a sentirnos sofocados de estar viendo siempre los mismos lugares: en mi opinión en varias ocasiones se siente una gran ausencia del afuera.

No obstante, Fences es una excelente adaptación al cine de una obra capital de la literatura afroamericana. Los temas que se tratan siguen muy vigentes y las recientes nominaciones a los premios Oscar dan cuenta de la polémica racial, todavía actual, por la escasa nominación de afroamericanos. Es ahí donde esta el verdadero núcleo crítico de la película: en el señalamiento de la gran cantidad de barreras (cercas) que hay entre unos y otros.

Una pareja de color

http://www.theendmag.com/los-nominados-a-los-oscar-2017/

http://www.theendmag.com/peliculas-nominadas-en-la-version-numero-74-de-los-globos-de-oro/

 

CURIOSIDADES: 

  • August Wilson pidió a Paramount Pictures antes de venderle los derechos que la adaptación fuera dirigida por un director negro.

  • Viola Davis escogió estar nominada a mejor actriz de reparto en los premios Oscar, en vez de mejor actriz protagónica, para tener más oportunidades de ganar.

Fences: todo tipo de cercas
El dramaturgo afroamericano August Wilson, dos veces ganador del premio Pulitzer, escribió Fences, una obra de teatro que se estrenó pro primera vez en 1987.¿Sabías que… Wilson pidió a Paramount Pictures antes de venderle los derechos que la adaptación fuera dirigida por un director negro? Denzel Washington dirige y protagoniza Fences y nos recuerda todavía hoy, la vigente polémica racial norteamericana, que por cierto, no es tema sólo de películas…
CALIFICACIÓN TOTAL75%
Puntos Fuertes
  • Las excelentes actuaciones de todos los actores, en particular las de Denzel Washington y Viola Davis, que soportan una película de 2 horas y 19 minutos de escenas largas llenas de diálogos. Ambos están nominados a los premios Oscar.
  • La adaptación del guión al cine que fue realizada por August Wilson, ganador del Pulitzer dos veces, antes de morir. En ella está muy presente el slang afroamericano que nos sumerge de lleno en la atmósfera de la cultura negra, un uso del lenguaje que está lleno de musicalidad y de rimas inesperadas.
  • El contenido histórico: el retrato de la vida de una sociedad dividida y racista.
Puntos Debiles
  • Gran ausencia del afuera. Muchas veces sentimos a los personajes encerrados en los mismo lugares.
  • Algunas veces resulta repetitiva y episódica.
  • Algunas veces resulta melodramática en exceso.
75%Overall Score
Reader Rating: (0 Votes)
0%
THE END MAGAZINE