Mel Gibson lo ha vuelto a hacer. No sorprende que esta película haya sido nominada a 6 premios de la academia, no tanto por lo buena sino por el tema. Siempre que hay alguna mega producción en la que E.E.U.U lleve la democracia y sus valores triunfantes a países malvados (tanto moral como bélicamente, contradicción que parece no existir), tiene asegurado un puesto en los Oscar.

Hombre en la guerra

Mel Gibson lo ha vuelto a hacer. No sorprende que esta película haya sido nominada a 6 premios de la academia, no tanto por lo buena sino por el tema. Siempre que hay alguna mega producción donde E.E.U.U salga triunfante (tanto moral como bélicamente, contradicción que parece no existir) tiene asegurado un puesto en los Oscar. Diez años después de Apocalypto, Gibson vuelve para contarnos la historia del primer objetor de conciencia galardonado con la medalla de honor del ejército de los Estados Unidos.

Cargada de fervor religioso, parece ser ya una más de la pelis religiosas en la lista de Mel, quien no solo nos entrega sermones a través de toda la película sino que parece querernos convencer de que el dios norteamericano y blanco (no aparece un solo afroamericano) ha sido quien tras bambalinas, le ha dado el triunfo a los norteamericanos en todas (¿o casi todas?) sus invasiones. (No olvidemos que Caín viajó al oriente tras el asesinato de Abel).

Fuego en el aire

El racismo en las películas de Gibson hace alarde en Hacksaw Ridge. Nuestro protagonista Desmond T.Doss (Andrew Garfield) es un hombre extremadamente bueno y apegado a sus valores quien se niega a empuñar un arma aún en medio de la guerra, eso sí, no duda en aceptar que la raza japonesa es enviada por el diablo o que “son animales” y sabe que es deber moral de sus compatriotas exterminarlos a todos. Él irá a ayudarlos pero sin matar a nadie directamente.

Desmond es el cliché de muchacho campesino sureño de clase media baja y exageradamente bueno, su novia es exageradamente hermosa también. Esta es una versión aún más violenta de Spiderman en la segunda guerra mundial. Garfield parece ser perfecto para los papeles de bobalicón, que rodeado de muerte no mata ni a una mosca Si bien intentan vendernos contradicciones morales, la dicotomía entre la necesidad de matar a todos los “japoneses malos” y el mandamiento de Dios que prohíbe matar, la verdad es que Desmond nunca parece dudar de sus convicciones haciéndolo un personaje simplón. Todos los otros personajes son planos, parecen estar en escena solo para demostrar un punto y el punto es “mi Dios es la única salvación”. Aunque traten de crear lazos emocionales con los otros personajes, contándonos pequeños fragmentos de historias tristes, la verdad es que ninguno parece existir antes de aparecer frente a cámara; cuando los matan no hay la menor relación con ellos, aparte de la que se da con el cadete médico Desmond, cuya historia parece haber sido repetida un millón de veces: madre sumisa, hermano mecánico y padre alcohólico, la combinación perfecta para el héroe norte americano.

Poster pelicula Hacksaw Ridge

No es secreto tampoco el sadismo que Gibson ostenta como marca personal, claro está que hay que justificarlo de alguna forma, y qué mejor forma que aquella vieja fórmula que viene desde el comienzo de los tiempos (33 D.C). La primera escena del filme es una “hermosa” lluvia de sangre filmada en slow-motion, en donde hay fuego, brazos y piernas volando por los aires como un ballet de carnes, gritos y claro, un sermón cristiano, que nos preparan para los próximos 45 minutos de la película. 45 minutos de melosería que pretenden engancharnos a un personaje que, como no me canso de repetir, es exuberantemente bondadoso: un cristo encarnado. Si bien el primer acto sucede todo en “the land of the free” la sangre está presente, no se vayan a aburrir los espectadores. Desde niños dándose golpes con ladrillos, accidentes automovilísticos, hasta el personaje principal donando sangre. Lo bueno es que no dura tanto tiempo el romance de Desmond como para quedarse dormidos más de un par de veces, hasta que llegamos a la parte jugosa del asunto, “-mesero sírvamela cruda por favor-“.

Más de la mitad de la película es un despliegue de violencia que casi llega a los puntos cómicos de Tarantino. Contando con 40 millones de dolares, aún cuando no es la más cara de las películas de Gibson ya que es “cine independiente”, los maquilladores de pro-estética pudieron recrear cada parte de la fisionomía humana con quemaduras, rasguños, perforaciones y cuanta herida imaginable haya. Todo es parte del plan divino.

Esta es una historia de hombres valientes y violentos. A un ritmo de 15 muertos por segundo nos entregan una pieza de propaganda política muy entretenida. En temas de producción la película es excelente, el sonido y la fotografía son prácticamente perfectos, los efectos especiales son los mejores que el dinero pueda comprar (gran despliegue artístico) y la edición es completamente profesional. Hay juicios militares, romance, amor de familia, hermosos paisajes y mucha, mucha acción. Adivinen quién triunfa sobre Satanás. “Basada en hechos reales”

 http://www.theendmag.com/el-nuevo-filme-de-mel-gibson/

http://www.theendmag.com/peliculas-nominadas-en-la-version-numero-74-de-los-globos-de-oro/

 

CURIOSIDADES:

  •  El público en el festival de Venecia le dio una ovación de pie de 10 minutos a Gibson en el estreno de la película.

  • El cadete Dawson fue el primer objetor de conciencia en recibir una medalla de honor del ejército norte americano tras salvar a 75 hombres después de que habían declarado la retirada.

  • Andrew Garfield es realmente judío e interpreta a un fanático protestante.

  • Fue toda rodada en Australia.

 

Hacksaw Ridge: el Pacifismo, una excusa perfecta para un baño de sangre
Brazos y piernas vuelan por los aires, lanzallamas y misiles, todo al son de un sermón adventista.
CALIFICACIÓN TOTAL60%
Puntos Fuertes
  • Fotografía.
  • Arte y Ambientación.
  • Efectos especiales y El personaje real en el que se inspiró la película es interesante
Puntos Debiles
  • Es muy parecida a todas las películas de guerra, nada nuevo.
  • Sesgo político y religioso.
  • Personajes planos y Predecible.
60%Overall Score
Reader Rating: (0 Votes)
0%
THE END MAGAZINE