Presentado como el postre dentro de la pasada Berlinale, Logan fue el filme que habló de los temas transversales a ella: las emociones, la familia y envejecer. Es así que Logan deja de lado a Wolverine y con ello, replantea el cine de superhéroes.

Estamos en el 2029 y sí, Logan (Hugh Jackman) es un viejo borracho tan mal hablado, como lleno de cicatrices que cuida de Charles Xavier (Patrick Stewart) en medio del desierto. Sí, también hay una niña: Laura (Dafne Keen), de la que Charles le dice a su cuidador que se parece mucho a él. ¿Spoilers? No. Y aclarémonos: nada de lo escrito aquí está por fuera de lo visto en teasers o trailers. ¿Cómo y por qué pasaron de mansiones estilo inglés a cuchitriles tercermundistas? Ni idea. ¿Qué ha pasado con los mutantes? Desaparecieron. ¿Cómo? No lo vamos a saber. ¿Qué les pasó a nuestros héroes? Quién sabe.

logan the movie MARVEL

Detalles, apenas, de los que justamente piden hacerse cargo con una buena razón el director y el coguionista James Mangold. Lo que importa es el presente. Pero un presente que por más que queramos, o como anhela Logan, ha sido construido día a día en el pasado. Acciones y omisiones de antaño extienden la cuenta de cobro hoy. Eso se llama crecer. Entonces, parado en la tradición del más puro y popular wéstern —como Shane (1953) que Charles ve con Laura—  Mangold llega con este filme a las películas de superhéroes para deconstruirlas. Logan trae aires e The Cowboys (1972), o de películas de acción como Comando (1985) y Mad Max (1979), reminiscencias que hacen que en esta película lo que se daba por entendido, ya no lo sea tanto. Una noche, mientras pasa la borrachera, Logan se da cuenta de que le están robando las llantas a la limosina en donde está. Su reacción y las consecuencias de ésta, manifiestan que algo ha cambiado: él no es el mismo, y como en el tango, se le nota un poco lerdo el andar. La primera escena, con todo y efectos especiales, devela una película diferente dentro del universo Marvel. A Logan ya logran darle en la jeta. Quién lo creyera, Logan es el otro tipo que muerde el polvo.

logan the movie MARVEL

Pasamos de The Wolverine en 2013 a Logan este año: es el hombre, el humano al que el superhéroe acalla, el que hoy con todas sus inconsistencias toma la voz cantante. Y Hugh Jackman logra sostener ese proceso de nuestro protagonista con sus manos. Se unta, se ensucia. Sus peleas son más del tipo “a puño limpio” que mediante artificios generados por computadora. El uniforme que porta no recuerda en nada los diseños a la medida de los X-Men. Logan ahora está en la trastienda. Para él la limosina se aleja de lo chic y se hace medio de supervivencia: nuestro protagonista gasta lo que le queda de vida llevando quinceañeras a fiestas y viejos a entierros El Paso (TX). Entre tragos y puchos, al otro lado de la frontera, consume el tiempo libre mientras su “roommate”, Caliban (Stephen Merchant), intenta soliviarle esas cargas internas que nuestro héroe tiene entre pecho y espalda. De asimétricas maneras, ambos velan de Charles atendiéndole en sus últimos días y medicándolo contra sus enfermedades mentales, llevándole al baño. Estamos ante un drama íntimo y vital al que se llega por la pérdida de la juventud y su fuerza. Un filme dramático donde la violencia, como las malas palabras en una novela de Gabo, sirve más como elemento narrativo que para descrestar a jovencitos.

 

Sin embargo, esto sigue siendo una película de Marvel. Y más que cargar con sus años y todas las cuestiones que con eso llega, el guion hace que nuestros héroes sean arrastrados a volver a las andadas. Aunque los buenos se alejan de cualquier maniqueísmo en este filme, los malos son el cliché. Dicho esto, la corporación del doctor Zander Rice (Richard E. Grant) tiene un contrato para proveer el soldado perfecto a base de genes mutantes, y su perro de caza Pierce (Boyd Holbrook) es el policía malo que persigue a Laura. La niña ve a Logan enfundado en su popular traje amarillo y azul en las historietas que colecciona mientras él le habla de cómo es el mundo real. El afán de los adultos porque los niños no nos escuchan, cuando debemos preocuparnos es por todo lo que nos ven hacer. Ella es tanto la esperanza de Charles, como el asunto del que Logan no quiere darse por enterado.

logan the movie MARVEL

 

Tal vez mi apreciación pase por la de un neófito, pero siento que Logan / Wolverine s de todos los superhéroes el que más cerca está de la figura del héroe trágico. Uno al que los dioses han premiado con excelsas cualidades, pero que al abusar de ellas en su pasado se vuelven su propia tragedia. Dicen que los dioses aprietan, pero no ahogan, y por eso, le conceden en Charles Xavier una conciencia, y una redención a través del auto sacrificio. Todos estos ingredientes se resaltan en el flashback hecho carne llamado Laura, y sobre todo, en los primerísimos primeros planos y largas tomas que Mangold le dedica a Logan, cuando silente, él se mira en el espejo. El histrionismo de Jackman es superlativo: sin pronunciar palabra, sacude el polvo que acumulan sus pelos y nos lleva de la mano a andar con su pequeño equipo. La tierra prometida es como la de Moisés, apenas una ilusión. Lo nuevo, la última tecnología, falla, para volver a lo viejo conocido. Descubrir otra vez el límite de las fuerzas, sentirse capaz y decidirse por enésima vez a enfrentar su propia némesis cuando todo, lo bueno y lo malo, se define en un homérico final.

 

Vale recordar que fue hace diecisiete años que Hugh Jackman se metió en el traje amarillo y azul en el que recordamos a Wolverine de los dibujos animados o de los cómics. Y esta es su despedida. Entonces, más que cualquier otra cosa Logan es una película honesta con sus protagonistas y con el superhéroe que va de medio día para abajo. Una película para adultos, para padres de familia, para los que pasamos la cuarentena también. Sí, porque habla de familia y de las lealtades y sacrificios que esa palabra implica. Un filme para los que entienden que Hurt, último corte del mítico disco de NIN The Downward Spiral, hoy se oye divinamente en la versión de Johnny Cash, y más que a un pogo, invita a tomarse un whiskysito.

CURIOSIDADES

  • Esta es la primera película sobre Wolverine donde Charles Xavier tiene un rol principal
  • Es la última película del universo X-Men con Patrick Stewart y Hugh Jackman.
  • En el universo cinematográfico de la 20th Century Fox, Hugh Jackman nunca ha vestido el arquetípico traje amarillo y azul de Wolverine.
  • En el 2005 el mismo director hizo el biopic Walk the Line sobre Johnny Cash. En la banda sonora la versión de Hurt es interpretada por ese cantante.
Logan patea a Wolverine.
CALIFICACIÓN TOTAL 81%
PUNTOS FUERTES
  • La violencia, como las palabras malsonantes, está más que bien usada y es parte fundamental de la trama.
  • La actuación de Hugh Jackman como Logan, y no como Wolverine, es la vuelta de tuerca humana a un género que se sentía gastado entre tanto super poder.
  • Las largas escenas y los planos contemplativos abren una nueva puerta al cine de superhéroes.
PUNTOS DÉBILES
  • Los malos no salen de lo típico y son maniqueos sin complejos.
  • El filme sucede en el futuro y se nota muy poco.
  • ¿Cuándo vamos a dejar atrás el tono anaranjado en las películas de acción?
81%CINE DE SUPERHÉROES
Reader Rating: (0 Votes)
0%
THE END MAGAZINE