Clare Weiskopf y Silvia Lorenzini son las directoras de Amazona y My way or the highway, dos documentales colombianos, intimistas, cuyas historias giran alrededor de viajes largos, invenciones atípicas y figuras paternas fuertes y desafiantes. Ambos documentales están atravesados por la idea del amor como una experiencia violenta y conflictiva. Y ambos se estrenarán en Colombia este año. Uno de ellos, Amazona, se estrenará en marzo, en el marco de la edición 57 del Festival Internacional de Cine de Cartagena, y competirá allí en la Competencia Oficial Documental y en la de Cine Colombiano.

Conocí a Clare Weiskopf en un evento llamado Pecha-Kucha. La idea era que cada participante, proveniente de distintos ámbitos de la  cultura (arte, cine, diseño y arquitectura, sobre todo) hiciera una presentación de 20 diapositivas que iban a estar proyectadas durante 20 segundos cada una. Fueron dos las sensaciones que tuve cuando escuché su presentación por primera vez. La primera, que a pesar de que estuviera hablando, parecía leyendo. La segunda, que todo lo que yo iba a decir era completamente banal en comparación con lo que ella estaba diciendo. Mientras que yo tenía planeado mostrar una imagen de un chigüiro y unos patos bañándose en una tina sacada del noticiero de RCN, y una foto de Álvaro Uribe comiendo algodón de azúcar que encontré en un periódico, ella estaba mostrando el tráiler del documental que llevaba realizando en los últimos 5 años.

Amazona y My way or the highway

Tiempo después tuve la oportunidad de verme con Clare una vez más para tomar café. Al principio quería preguntarle acerca de su experiencia de 10 años como documentalista. O sobre la serie documental de 13 capítulos que dirigió para televisión sobre el fin del mundo y la crisis actual: 2012: Crónicas del Fin del Mundo. O de cómo había trabajado en temas tan diversos, que van desde la expansión de la cumbia por Latinoamérica y Europa hasta las similitudes del conflicto en Bosnia y en Colombia, donde la violencia sexual era (y es) usada como arma de guerra. Por una investigación sobre lo último recibió el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar. De hecho, lo ha merecido dos veces.

Sin embargo, sus respuestas al respecto fueron muy cortas y concisas. “Trabajar en televisión es muy distinto, los tiempos son otros, las maneras de relacionarse con el tema también”. De lo que sí hablamos durante un largo rato fue las dificultades que tuvo para hacer el documental, que casi siempre fueron monetarias y que se solucionaron con una campaña de crowdfounding en la plataforma Indiegogo. A cambio de sus aportes, los donantes recibieron, entre otras cosas, fotografías de su esposo Nicolas Van Hemelryck, quien además de ayudarla a escribir el guion de Amazona, fue el productor, camarógrafo y sonidista. “Hacer el crowdfounding fue un gran reto. Hay que estar encima de la gente para que colabore, hay que decirles a los tíos, a los amigos. Y hay que hacerlo no una, sino tres veces”. Al final le pedí que me recomendara algún documental; me recomendó 10 pero me dijo que su documentalista favorito era el norteamericano Alan Berliner.

En esos días, por pura casualidad, di con el tráiler de otro documental que tenía rasgos muy parecidos al documental de Clare. Se trataba de My way or the highway, de Silvia Lorenzini.

Tan pronto vi el tráiler de ambos documentales me fue imposible no pensar en la noción de evento que propone el filósofo esloveno Slavoj Zizek. Para él un evento es una situación que cambia el flujo regular de las cosas y que aparentemente no tiene causas discernibles; en últimas,  algo que hace que cambien las reglas del juego. Zizek dice que el amor ilustra perfectamente la noción de evento debido a que es esencialmente una experiencia tan violenta que tiene la capacidad de desestabilizar nuestra realidad y la manera en la que percibimos las cosas.

Tuve una conversación por Facebook con Silvia, pues ella estaba de viaje. Casualmente, también le había dedicado cinco años a la realización de su documental (Clare me había hecho mucho énfasis en que un documental tiene un proceso de realización  de mínimo cinco años). A diferencia de Clare, Silvia no es documentalista. “Viví en Bogotá hasta los 18 años, luego me fui a Italia a estudiar cine. Regresé de nuevo al año, hice 6 semestres de Artes Visuales en la Javeriana y luego me fui a Madrid a estudiar dirección de cine en una escuela que se llama TAI. Después fui a Londres y a Barcelona. Trabajé como productora ejecutiva en productoras de publicidad en Barcelona y también en Bogotá. Pero trabajé como freelance muchos años haciendo brand videos”. Lo que la llevó a la realización de un documental fue encontrar un archivo en Super-8 de su padre.

Al comparar ambos documentales, pensé en ellos a la luz de la noción de “evento” que propone el filósofo esloveno Slavoj Zizek. Para él un evento es una situación que cambia el flujo regular de las cosas y que aparentemente no tiene causas discernibles. Un evento es algo que hace que cambien las reglas del juego. Zizek dice que el amor ilustra perfectamente la noción de evento debido a que es esencialmente una experiencia tan violenta que tiene la capacidad de desestabilizar nuestra realidad y la manera en que la percibimos.

No solamente ambos documentales están estructurados en la lógica del evento, sino que es el amor entre madre e hija (en el caso de Clare), y el amor de una hija a su padre (en el caso de Silvia), el motor que las impulsó a confrontar sus decisiones.

 

Amazona con Clare Weiskopf y Silvia Lorenzini

No solamente ambos documentales están estructurados en la lógica del evento, sino que es el amor –entre madre e hija, en el caso de Clare, y el de una hija hacia su padre, en el caso de Silvia– el motor que las impulsó a hacer sus documentales. “Tenía este material y muchas cosas que quería saber sobre mi papá, y pensé que un viaje sería la mejor manera de reencontrarme con él. Pero todo fue muy diferente a lo que me imaginé y el documental terminó siendo algo más personal, un proceso de cambio y revelación para mí sobre la forma en que estaba viendo la relación con mi papá ya no como una niños, sino desde una perspectiva adulta que me permitió tratar de entender su forma de ser y ver las cosas”, dice Silvia.

Por consejo de Clare decidí ver Nobody’s Business de Alan Berliner. En dicho documental se entrelazan de manera orgánica y dinámica un gran archivo de Super-8 filmado por el padre, fotografías viejas, primeros planos y planos medios del padre y otros familiares siendo entrevistados. El director confronta a su padre haciéndole preguntas acerca del pasado y sobre sus abuelos, dos inmigrantes provenientes de Polonia y Rusia. Sin embargo, ante cada pregunta Berliner se encuentra con la reticencia de su padre: mientras que para Berliner hijo la vida de su padre es un evento, para Berliner padre su propia vida es una vida más.

Una cita del filósofo alemán Hans-Georg Gadamer conjuga lo que está en juego tanto en el documental de Berliner, como en lo que se puede ver en los tráileres  de los documentales de Clare y de Silvia: “Acostumbramos a decir que llevamos una conversación, pero la verdad es que, cuanto más auténtica es la conversación, menos posibilidades tienen los interlocutores de llevarla en la dirección que desearían. De hecho la verdadera conversación no es nunca la que uno habría querido llevar. Al contrario, en general sería más correcto decir que entramos en una conversación cuando no que nos enredamos en ella… Los dialogantes son menos los directores que los dirigidos, lo que saldrá de un diálogo no lo puede saber nadie por anticipado. El acuerdo o su fracaso es como un suceso que tiene lugar en nosotros.”

Tenía este material y muchas cosas que quería saber sobre mi papá y pensé que en un viaje sería la mejor manera de volver a reencontrarme con él. Pero todo fue muy diferente a lo que me imaginé y el documental terminó siendo algo más personal, un proceso de cambio y revelación para mi, en cuanto a la forma en que yo estaba viendo la relación con mi papá. Dejando de ser la niña y viéndolo mas como una adulta y entendiendo su forma de ser y ver las cosas.

Silvia Lorenzini

Amazona con Clare Weiskopf y Silvia Lorenzini

 

 

THE END MAGAZINE