Universal nos trae la cuarta (así como lo lee) entrega de su franquicia de dramas judiciales para la televisión.

Chicago Justice es la cuarta apuesta de Universal dentro de la franquicia Chicago, la apuesta, más allá de lo que uno espera, no es intrépida ni mucho menos atrevida; de hecho, es como cuando a uno le sobra un poco de cambio y lo mete en una máquina tragamonedas esperando (o no) ganar una gran fortuna. Uno siempre sabe en estos casos que si no gana, no pasa nada y esa es la desilusión a la que usted tendrá que someterse si empieza a ver una serie sobre la fiscalía de Chicago o cualquier otra serie de este tipo en los Estados Unidos; el catálogo es igual de grande a las posibilidades de no ganar nada en la máquina tragamonedas y en el caso de esta serie, debido a que la historia del crimen la resuelve el espectador antes que los mismos abogados, a que todos son diálogos explicativos de personajes que no se escapan del arquetipo (¡el good cop tiene un arete!) y a la mezquindad que supone hablar con ligereza sobre una preocupación que se toma como tendencia (la lucha de la raza negra contra la estigmatización y violencia perpetrada por la policía), hace que la moneda pase derecho y uno la deje ir de su mente incluso más rápido del tiempo que se tuvo para procesar el comercial de Pepsi con Kendall Jenner, dirigido tal vez por mentes similares.

Chicago Justice

Foto de: Elizabeth Morris/NBC/NBCU Photo Bank

Dentro de esa oferta amplia seguro se pueden encontrar series de TV realmente interesantes. Si le gusta ver cómo el alma humana se encuentra en encrucijadas morales al enfrentarse con la balanza de la justicia, entonces vea Suits y si le gusta entender el delicado arte de la deducción como el arma infalible para resolver crímenes y acertijos, entonces vea Sherlock en dónde además se encontrará con el que yo diría es el mejor papel del hermoso Benedict Cumberbatch. Por lo demás, si usted es un asiduo espectador de chick flicks con storylines fácilmente digeribles y le gusta tener la televisión prendida por el ruido que da compañía, la franquicia Chicago puede conquistarlo.

Lea también: TRANSPARENT “LIFE SUCKS AND THEN YOU DIE”

 

THE END MAGAZINE