Falta muy poco para el estreno de la segunda temporada de Sense8, la serie de las Hermanas Wachowski sobre un grupo de seres humanos interconectados mental y emocionalmente por un extraño vínculo psíquico. Aquí un breve repaso a la serie original de Netflix.

A solo unos días del estreno de la segunda temporada de Sense8 (que se estrenará el 5 de mayo) conocemos ya un tráiler con la promesa de traer más emociones alrededor  de este grupo tan diverso de personas de varias partes del mundo y diferentes entornos sociales que comparten el peso de sus vidas mediante un vínculo psíquico.

Luego de una pausa de casi dos años (desde junio del 2015), en diciembre del año pasado se entregó un especial de navidad, extendido como aquellos de las series inglesas y norteamericanas, en la tradición del capítulo autoconclusivo, sirviendo además de saludo de festividades y como un puente entre las dos temporadas. Este “episodio” se concibió más enfocado en aclimatar al espectador al enfrentamiento entre los “sensates” y  Whispers al servicio del siniestro BPO (Biologic Preservation Organization), un grupo multinacional de investigación interesado en encontrarlos y someterlos o matarlos, pues según ellos, los “sensates” representan un peligro para la humanidad.

Lee también: Young pope el papa que se merece el mundo

Durante la primera temporada se pudo conocer velozmente a cada uno de los personajes, sus habilidades, algo de su historia, los alcances de la conexión mental-emocional que comparten y gradualmente se fue insinuando la amenaza latente, hasta que en el último episodio “Whispers y BPO” se mostró abiertamente su interés por alcanzarlos. Ahora los “sensates” son conscientes de la talla de sus enemigos. Ahora, en la segunda temporada, este choque tendrá más protagonismo, ya manifiesta la persecución, en el tráiler se da una explicación de por qué son considerados un peligro por BPO.

sense 8 de las Hermanas Wachowski

“¿Crees que nos estás cazando? ¡Nosotros vamos por ti!”, dice uno de los personajes. Dan ganas de verla ya ¿no?

En junio de 2015 se estrenó la serie, cuyo episodio piloto, llamado “Resonancia límbica”  obtuvo una moderada aceptación por parte del público. En principio, la serie no gozó del impacto esperado después de la expectativa que generó al ser anunciada y el interés que despertaron los tráilers y spots para televisión, pues el público encontró demasiado extenso y caótico ese primer capítulo.

Las críticas y reclamos más comunes hablan sobre la falta de contundencia de la historia central que tiende a diluirse en las historias individuales, el carácter “clichesudo” de los personajes principales, la dificultad para definir de qué se trata la serie y los temas de la orientación sexual, transgenerismo e igualdad de género empujados dentro de la serie muy a la fuerza, según algunos críticos y comentaristas. A pesar de esto,  el portal de Variety informó de 500.000 descargas piratas tras una semana de haber sido estrenada la serie. A su vez, se destaca en la mayoría de opiniones positivas su calidad visual, edición y música. En 2016 Sense8 alzó el vuelo, cerrando el año con una audiencia sólida y una mejoría en las valoraciones del público.

Sense8 experimenta el clásico fenómeno de la relación inversa entre crítica profesional y opinión del público, pues mientras la primera tiende a dar apreciaciones duras y poco favorables, entre el público goza de una aprobación alta lo que a pesar de sus carencias mantiene a la serie como un fenómeno, al punto de ser considerada como uno de los referentes de la ciencia ficción del año, siendo nominada por la academia de ciencia ficción, fantasía y terror de USA en 2016.

sense 8 de las Hermanas Wachowski

Un sector bastante amplio en el que ha tenido el más sólido recibimiento es el de los “milleanials”, aquellos jóvenes nacidos entre 1980 y 2000,  gran conjunto del cual se desprenden muchos subgrupos, con cualquier cantidad de sueños, temores, expectativas, visiones de la vida, que diariamente enfrentan sufrimientos espirituales, mentales, físicos, emocionales, que día a día tienen que asimilar política, fe, globalización, cambio climático, los monstruos corporativos, las consecuencias de los actos de las generaciones anteriores y el reto de proyectarse a nuevas generaciones del futuro.

Posiblemente este es el mercado en el  que un rasgo muy propio de la serie ha tenido especial impacto. Hablo aquí de las “escenas de enlace”, esas en las que todos los ocho protagonistas tienen una  conexión entre sí o por pares, que encajadas con una respetable edición, respaldadas por una música que resulta siendo un acierto, como sucede el episodio “What’s going on” en el cual (Riley, la DJ islandesa) comienza a escuchar la famosa canción de los noventa What’s up de 4 Non Blondes, y su experiencia auditiva y emocional se transmite a los demás protagonistas, hasta el punto en que comienzan a cantarla con un intenso sentimiento.

A propósito de la música, también está el repertorio original a cargo de Tom Tykwer y Johnny Klimek, quienes tienen antecedente de trabajo con las Wachowsky para Matrix Revolutions y Cloud Atlas y en una menor medida Gabriel Isaac e Ethan Stoller, quien también participa como editor musical.

 

Aquí podrá escuchar toda la banda sonora original de la primera temporada:

Aquí radica otra parte del éxito; las hermanas Wachowsky han ido conformando un creciente equipo de trabajo con el que muy seguramente veremos madurar la serie y su relación con el consumidor, que sea como sea, ya demanda evolución, pues no deja de estar presente la sensación de que la serie no es enteramente digerible para todo el mundo y que ha prosperado solo en un sector de la población que tiene el devorar series como un estilo de vida.

Por ahora “lo hecho hecho está” y solo queda disfrutar de lo que viene, veremos a partir de mayo si los “sensate” no están solitos los ocho y nos conectaremos más con ellos, veremos si efectivamente deja de ser una persecución para convertirse en esa guerra y veremos cómo maduran las relaciones, emociones y sentimientos que serán compartidos entre los que estarán observando desde el sofá y los que viven estas aventuras en la pantalla.

La mesa está puesta y el plato está en camino.

¡Buen provecho!

THE END MAGAZINE