¿Cómo te llamas?, largometraje producido por Ovella Blava Films, aborda el tema del amor entre dos mujeres y cómo este va terminando. Ruth Caudeli, la escritora y directora, y Silvia Varón, una de las protagonistas, explican en entrevista con The End que esta obra no busca abordar la problemática que surge de la tendencia sexual de los personajes principales, sino evidenciar la cotidianidad amorosa de una pareja.

Lo único que podemos ver del primer largometraje de la directora valenciana Ruth Caudeli, ¿Cómo te llamas?, que lleva más de dos años de planeación y que se mostrará en salas en 2018, es un teaser de menos de dos minutos en el que, a pesar de su brevedad y ausencia casi total de diálogo, el espectador alcanza a percibir una sensación como la que produce Her, de Spike Jonze: una música de ensueño, un permanente filtro rosado, un amor tan universal que convierte en irrelevante el pasado, la orientación sexual y el género de los personajes, más una decadencia de relación amorosa con la que todos podemos identificarnos.

  • ¿Tiene algo de particular ser una directora mujer en Colombia?

Ruth Caudeli (RC): Me gustaría decir que es igual la situación entre mujeres y hombres, pero no lo es. Hay mucho machismo en todas las profesiones en general y en el cine en particular, porque tradicionalmente ha sido un mundo de hombres. En un sector masculinizado: los técnicos son hombres, los jefes de departamento son hombres, etc. No estoy hablando solo de Colombia, esto es en todo el mundo –aunque en Colombia tal vez un poquitico más–. Ha habido avances: por ejemplo, el último IndieBo estuvo dedicado a cine dirigido por mujeres. Pero aún falta mucho.

  • ¿De qué se trata ¿Cómo te llamas??

RC: Trata de la decadencia de una pareja, de los últimos momentos de una relación, de cómo el amor se va rompiendo.

Ruth Caudeli

Ruth Caudeli, Directora y Guionista de ¿Cómo te llamas?

  • ¿Es relevante para la historia que la pareja sea gay?

RC: Hemos encontrado que es un punto diferencial el hecho de que esta pareja esté conformada por dos mujeres. Pero nosotras no estamos haciendo una aproximación de que su sexualidad fuera un tema especial a resaltar ni etiquetamos a la pareja en ningún momento como “homosexual”. Ellas no están confundidas, no se están descubriendo, eso no es relevante en la historia. Lo que tratamos de mostrar es que las parejas del mismo sexo son completamente “normales”, y en ese sentido la película tiene una función normalizadora. Más ahora que en Colombia están pasando tantas cosas con las leyes sobre parejas del mismo sexo. No es que se obvie ni que se trate de esconder el hecho de que sea una relación homosexual, sino que, simplemente, no es esencial para lo que les está pasando. Si cada una de ellas sufrió o no es algo que sucedió antes de la historia.

Silvia Varón (SV): Ellas no son lesbianas: ellas son ellas. Eva y Candela.

  • ¿Cómo creen que será la recepción?

RC Para bien o para mal (ojalá para bien) dará de qué hablar, porque no hay muchas películas que estén tratando esta temática y de esta manera. Muchas abordan la crisis y el drama de uno de los personajes al darse cuenta que le gusta alguien del mismo sexo, pero ¿Cómo te llamas? muestra la completa cotidianidad de la pareja.

“Yo me baso en lo que me gusta para hacer lo que me gusta. Me interesa el cine independiente y de festivales, como el Sundance, pero también el cine comercial”.

  • ¿Se genera empatía en la película?

SV Claro. Si entra una persona a la sala de cine a verla por más de que sea heterosexual o sea gay, se va a sentir identificada si ha vivido una relación de pareja. No importa si entra una persona homofóbica o que nunca ha tenido una relación homosexual, la idea es que vea que es una pareja como la suya. Es una historia muy humana que le pasa a gays, lesbianas, transexuales, bisexuales, heterosexuales: el amor se acaba.

  • El teaser muestra escenas en el centro y con la torre Colpatria de fondo, ¿consideran esencial que la historia suceda en Bogotá?

RC No es importante dónde pasa. Podría desarrollarse en cualquier parte del mundo. Pero sí es importante y relevante dónde la vamos a mostrar, porque en Colombia están pasando muchas cosas para la comunidad LGBTI.

Cómo te llamas

  • ¿Qué influencias se encuentran en ¿Cómo te llamas??

RC: Yo me baso en lo que me gusta para hacer lo que me gusta. Me interesa el cine independiente y de festivales, como el Sundance, pero también el cine comercial. En ¿Cómo te llamas? se unen y se mezclan referencias de películas tan diversas como Corazones rotos (Blue Valentine, 2010), 10.000 km (2014), Solo un sueño (Revolutionary Road, 2008), Forrest Gump (1994) y el cine de Spielberg. Me base en ciertos temas de, incluso, la trilogía de Linklater de Antes del atardecer (Before Sunset, 2004). No es una aproximación, por ejemplo, como La vida de Adèle (La vie d’Adèle, 2013), pues nuestros personajes no están en su adolescencia, ya son maduras, y no tienen ningún conflicto personal con su orientación sexual.

  • ¿Qué es lo que hace de esta película una particular?

RC: En el cine hay tantas realidades como personas en el mundo. Es un medio para expresar pluralidad. Hemos visto millones de películas sobre la guerra de Vietnam y sobre el holocausto judío, pero cada una tiene su propuesta personal. ¿Cómo te llamas? es una historia de un amor que merece ser contada: lo que la hace diferente es el equipo que hay detrás, la visión propia y los personajes tan particulares, como lo son Eva y Candela.

  • ¿Qué tal es dominar tantos aspectos de la película: el guion, la dirección, la producción? 

RC: No creo que domine todos esos aspectos. Esta no es mi película. Es la película de todos los que estamos trabajando en ella. Claro, el nombre de alguien tiene que salir de primero; pero desde mi experiencia siento que si se hace algo por pasión, el equipo que lo rodea debe sentir lo mismo. Aquí nadie tiene una motivación económica detrás (no es algo que pueda pasar en el cine independiente en Colombia), así que todos los involucrados en ¿Cómo te llamas? trabajamos por pasión.

Edición a cargo de Danny Arteaga Castrillón

THE END MAGAZINE