“Es completamente inútil intentar cambiar, por medio de la escritura, las inclinaciones fijas de una persona. Sólo conseguirás confirmarle en su opinión o, si carece de ella, empaparle de la tuya”.

Con esta frase Goethe resume la dificultad que en ocasiones surgen al establecer un debate de cualquier índole, y como no, en el caso que nos ocupa; de cine.
Walter Murch, montador de películas como Apocalypse now (1979) o El paciente Inglés (The english Patient, 1996) hablaba en su entrevista con Michael Ondaatje de la necesidad de una zona gris para conseguir una comunicación evitando los eternos contrastes de blanco o negro.

La zona gris.
Resulta increíblemente complejo encontrar esa zona gris en un coloquio sobre cine debido, en muchas ocasiones, no tanto a opiniones cerradas sobre un director concreto o un tipo de cine como al hecho de que muchos tienen un concepto de los amantes de ese cine en particular. Para algunos el hecho de la búsqueda de cintas alejadas de los cánones establecidos, de desarrollos erráticos o montajes y narrativa diferentes están más cerca de la mera fanfarronería que del placer de encontrar otras formas de arte y pensamiento.

Lo que no ayuda nada es encontrar revistas de cine que están más cerca de la prensa del corazón que del cine en sí mismo con artículos dedicados a cotilleos o anécdotas que poco aportan a la importancia de un film concreto. Por no mencionar la imperiosa necesidad de comentar de manera milimétrica los trailers de los estrenos más esperados. Todo de un vacío extremo y que no contribuyen a que el público piense, que quede constancia de que una película es un ejercicio de estilo, un elemento más de la cultura como la literatura o la pintura.

Nuestro deseo es llevar al público todo tipo de películas ya sean blockbuster o cine de autor, porque el cine, aunque esté plagado de etiquetas, es un medio necesario que contribuye al entretenimiento, pero también nos abre las puertas a otro mundo cargado de autores y grandes obras. Descubrir directores y sus obras al indagar en las influencias de un cineasta, su música o la literatura en la que se basan muchas de las historias que vemos en la gran pantalla. El cine se retroalimenta de otras artes, lo que nos lleva a un crecimiento personal e intelectual, que nunca viene mal ni hace daño, por mucho que nos prefieran idiotas y manejables. De ahí nuestra defensa a ultranza de esas obras que algunos tachan de fanfarronas, absurdas e inconcebibles.

Es un placer encontrar espacios donde el cine es una necesidad por lo que participar en esta página nos da una enorme satisfacción. Los próximos artículos de esta nueva sección en ocasiones podrán resultar una provocación aunque en realidad se trate solo de una iniciativa de debate. Repasos a filmografías, opinión, la influencia de la literatura, análisis de films análogos o, sencillamente, declaraciones de amor al cine mediante el recuerdo de films de nuestra infancia (pertenecemos a la gloriosa generación de los ochenta por lo que nos pertenecen cintas como E.T. (E.T.: The Extra-Terrestrial, 1982), La cosa (The things, 1982), Gremlins (1984), Terminator (The terminator, 1984), Regreso al futuro (Back to the Future, 1985), Cinema paradiso (Nuovo Cinema Paradiso, 1988) y muchas locuras más).

Te puede interesar: Los 80 heroes de pelo en pecho y bronceado Trump

Nuestro amor por el séptimo arte pasa por muchos estilos, épocas y nacionalidades. Amamos desde el trabajo de Spielberg hasta la obra de Ozu, de la provocación de Lars Von Trier pasando por la genialidad de Bergman.

La zona gris.
Abbas Kiarostami planificó dos películas que se mueven entre la realidad y la ficción tras ¿Dónde está la casa de mi amigo? (Khane-ye Doust Kodjast, 1987): Y la vida continúa (Zendegi va digar hich, 1992) y A través de los olivos (Zire darakhatan zeyton, 1994). Por nuestra parte, del mismo modo que el cineasta iraní indaga sobre su propio cine y la manera de hacer películas, indagaremos en la realidad del cine, invitando siempre a permanecer en esa zona gris.
Pasen y lean.

Te puede interesar: CANNES 70: GANADORES DE UN CERTAIN REGARD

THE END MAGAZINE

About The Author

JOSÉ Y JESÚS
COLABORADORES SIN FINAL EN EL GUION

José Mª Arroyo y Jesús Mármol son los directores de la ciber-revista de cine Sin final en el guion. Amigos desde el instituto, a veces parecen una compenetrada y violenta (a nivel cómico-intelectual) pareja de película sacada de la mente de Billy Wilder, Berlanga y Tarantino. De diferentes gustos cinematográficos, capaces de adorar a Godard, Browning, Raimi, Von Trier, Visconti, Saura, Spielberg... Para ellos el cine es una necesidad.

Related Posts