Pocas bandas pueden ganarse el calificativo “de culto” como esta. The Magnetic Fields es de esos grupos no muy masivos, pero con una fan base solida y llena de adeptos religiosos. Su ecléctica propuesta musical, la deliciosa lírica de su líder, Stephin Merritt, y su incansable interés por los nuevos sonidos son los grandes culpables de que estemos enamorados de su música.

The Magnetic Fields y los 50 años de Stephin Merritt

The Magnetic Fields

De Merritt sabemos que  es un tipo peculiar que odia las giras, que los bares son una de sus mayores fuentes de inspiración, o que es un enamorado de la poesía, algo palpable no solo por sus letras, sino por los libros que ha escrito, como el maravilloso 101 Two-Letter Words. Su formación musical va de la mano inseparable de la literatura y la poesía.

Aunque no nos vayamos del eje central de este articulo, que es la música. La banda debuta en 1991 con el notable Distant Plactic Trees, seguido por otra notable continuación con The Wayward Blues, en 1992. Estos dos Lps eran buenos, pero el trió que lanzaron después ya fue de sobresaliente. The Charm of The Highway Strip (1994), Holiday (1994) y Get Lost (1995) son unas joyas de una altura compositiva y lírica exquisita. 

Aunque es en 1999, cuando lanzan su álbum mas icónico hasta la fecha, el 69 Love songs. Un macro trabajo compuesto por 69 canciones divididas en 6 caras, que se convirtió en un disco de culto instantáneo, y su versión en vinilo, en uno de los objetos mas codiciados para los coleccionistas.

Y con el nuevo siglo, llegan los nuevos sonidos. Merritt afirma que con los los últimos discos se ha divertido más componiendo e incluso creando instrumentos para cada tema en particular. I, (2004), Distortion (2008), Realism (2010) y Love At The Buttom of the Sea (2012) son un ejercicio de absoluta libertad y talento creativo sin parangón, que pese a no ser los favoritos de los puristas, cuentan con una calidad musical irrebatible.

Lee también: primavera sound 2017 cigarettes sex lets eat granma y les sueques

Aprovechando por su paso por el Primavera Sound, y como parte de la cobertura que estamos haciendo para el mismo, hemos invitado a Stephin Merritt a The End a contestar algunas preguntas de cara al evento que tendrá lugar la semana que viene. Una pena que solo hayamos podido lanzarle 5 preguntas.

Stephin Merritt

Stephin Merritt

¿Qué pasaba en tu cabeza el día que decidiste grabar 50 canciones Memoir?

A finales de 2014, Robert Hurwitz, entonces presidente de Nonesuch Records, me llevó a almorzar en el Grand Central Oyster Bar y me dijo que debía conmemorar mi próximo cincuentenario con un álbum; Como hemos comentado, se convirtió en un álbum de cincuenta canciones sobre mí y sobre mi vida y mis tiempos. Empecé a grabarlo en mi fiesta de cumpleaños número 50, el 9 de febrero de 2015.

Lee aqui : Las 15 bandas que no puedes perderte en el Primavera Sound 

50 años son muchos años. ¿Hubo un año que se te atragantara o fuese más difícil componer? 

Las dos primeras canciones fueron difíciles porque no puedo recordar exactamente lo que hacia cuando tenia uno y dos años de edad; Y los dos últimos eran duros porque todavía vivía a través de ellos.

La música, a lo largo del álbum, cambia y evoluciona de 1967 a 2015. ¿Cuáles crees que fueron los años clave que marcaron el cambio en las tendencias musicales durante los últimos 50 años en los Estados Unidos?

Las tendencias se mueven mucho más lentamente en los Estados Unidos que en Europa, por ejemplo, 1977,  que fue “el año en que llegó el punk” en Gran Bretaña, era muy diferente en Estados Unidos. Un año clave seria 1980, cuando el Roland TR-808 (sintetizador)  fue introducido, un sonido que va ligado a miles de  B-Boys bailando breakdance en las calles, y girando alrededor de sus cabezas en el metro. Creo que el año más significativo en la música pop en mi vida sería 2016, cuando la mitad de las estrellas del pop murió.

Vendrás a Primavera Sound para presentar tu nuevo LP en vivo. Hemos escuchado que la producción del concierto es bastante complicada. ¿Qué vamos a encontrar en ese concierto?

Es una extravagancia. Tenemos siete músicos tocando cincuenta instrumentos, una gran puesta en escena que contiene muchas de las posesiones que he ido acumulando a lo largo de mi vida, como varias casas de muñecas de hojalata y proyecciones que muestran todo tipo de cosas más o menos en sintonía con la música.

Y finalmente, si sólo pudieras haber grabado un álbum, ¿con qué te quedarías? ¿Cuál crees que es tu mejor trabajo hasta la fecha?

Si pudiera haber grabado un solo álbum, debería haber sido 50 Song Memoir, así que podría comenzar mi carrera con un set de cinco canciones de canciones autobiográficas, grabadas con más de 100 instrumentos. ¡Qué arrogancia!

THE END MAGAZINE