Llega la segunda entrega de la trilogía de Guardianes de la Galaxia  con sus carismáticos antihéroes, una buena dosis de humor y nuevos descubrimientos sobre sus orígenes.

El pasado 27 de abril tuve la oportunidad de ver Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (Marvel Studios) la continuación de lo que será una trilogía, escrita y dirigida por James Gunn, quien desde un post de Facebook confirmó la compra de los derechos, asegurando así, que él será el único que podrá realizar la última entrega.

La película mantiene muchos de los elementos de su predecesora: es una combinación entre ciencia ficción, acción y comedia, en un universo futurista, ambientada por clásicos de los 70 y los 80. Los protagonistas son en esencia los mismos con unos pequeños cambios. Por ejemplo Groot, el ser arbóreo antropomórfico interpretado por Vin Diesel, que había muerto en la primera entrega, vuelve como baby Groot lo que le da matices de ternura a la película. Sin embargo, el personaje principal sigue siendo Peter Quill (Chris Pratt), mejor conocido en el mundo de los saqueadores como Star-Lord.

Baby Groot

Baby Groot

El argumento central de la película gira alrededor de un asunto que había sido esbozado en la primera ocasión, esto es, el origen alienígena de Quill. Junto a ellos está Rocket, el mapache que habla, experto en computación, armas y además de eso experto ladrón, cuya voz sigue haciendo Bradley Cooper.  Gamora, una mujer de cara verde hija de Thanos (que es el villano más maligno de la casa Marvel pero que en esta ocasión no aparece) entrenada en contra de su voluntad para matar, interpretada por Zoe Saldana. Y Drax, una especie de hombre gigante y musculoso con todo el cuerpo tatuado de rojo, que viene de una civilización que no entiende el sarcasmo.

En esta ocasión el grupo de amigos se mete en problemas, después de haberle robado una especie de batería, o fuente de energía muy valiosa a Ayesha, la reina de un planeta de seres con la piel dorada (que de alguna manera recuerdan el aura de los elfos de la saga de El Señor de los Anillos), que no soportan ningún tipo de ofensa a su raza. Para poder atrapar a los ladrones, la reina se pone en contacto con Yondu, un saqueador de cara azul, jefe de una pandilla de lo que parecen ser una suerte de piratas de la galaxia, temerarios y con un sentido de comunidad parecido al de un mafioso italiano, pero cortos de mente.

Hay que recordar que Yondu en la primera película había abducido a Peter Quill de la Tierra cuando era un niño y lo había criado con los valores de los saqueadores; en esta entrega Quill se entera de que Yondu tenía la tarea de llevarlo con su verdadero padre pero por algún motivo había decidido retenerlo.

Después de algunos ires y venires, la pandilla de amigos termina encontrándose con Ego, interpretado por Kurt Russell, que alega ser el verdadero padre de Peter Quill. El lugar de encuentro es un planeta pequeño donde vive Ego con Mantis, una especie de alien antropomórfico de rasgos asiáticos que tiene el súper poder de sentir lo que otra persona está sintiendo solo con tocarlo, pero que desconoce por completo la manera en la que los seres humanos se comportan.

En ese planeta, nos enteramos de que Peter Quill es aún más poderoso de lo que creíamos que era, debido a su ascendencia alienígena, y que el personaje de Ego no es tan bueno como parece.

“Creo que es estupendo que las películas y los comics de superhéroes puedan ser cualquier cosa. Pienso que si sólo fuesen lúdicas, o sólo fuesen serias o sólo fuesen lo que sea resultarían aburridas. La cuestión es que hay muchos tipos diferentes de películas sobre superhéroes ahí fuera.”  James Gunn

Más comedia que acción

La película empieza con una secuencia en la que tienen que matar a un monstruo gigante y horrible con la piel tan gruesa que no puede ser atravesada ni por balas ni por el filo de una espada. Sin embargo, el protagonista de la acción es baby Groot que parece estar acostumbrado a estas peleas intergalácticas, porque lo único que hace es jugar despreocupado.

Esto sienta el tono de toda la película, en la que definitivamente el humor juega un papel fundamental, mucho más que en su primera versión: Guardianes de la Galaxia 2 es definitivamente chistosa. El mecanismo que se utiliza en este sentido es casi siempre el mismo: justo cuando parece que la acción ha llegado a un pico dramático determinante, todo se suaviza de repente con chiste que le quita solemnidad a lo que está ocurriendo. Por otro lado la violencia y las peleas tienen un gran componente humorístico, esto sucede porque están mucho más coreografiadas y casi siempre son ambientadas por los hits musicales de las décadas de los 70 y 80, que operan como elemento de distanciamiento.

Me imagino que esa decisión obedece a querer llegar a un público más amplio. Muchas veces a lo largo de la película, por la forma de narrar, por la temática y el tipo de humor Guardianes de la Galaxia 2 me hizo pensar en la trilogía de Toy Story.

Drax y Mantis

Drax y Mantis

Superhéroes no tan perfectos

Hay que decir es que estos personajes no son héroes propiamente dichos, son algo más parecido a unos caza recompensas con algo de sentido ético. Creo que este es uno de los puntos interesantes de la película; sus protagonistas son todos personajes que vienen de un contexto de exclusión o pérdida.

Peter Quill es un huérfano que tuvo que crecer en un ambiente violento, Drax perdió a toda su familia, Rocket es el resultado de miles de manipulaciones genéticas que se hicieron en contra de su voluntad, Gamora fue entrenada para matar desde que era una niña, peleando con su hermana de piel azul Nebula. Al final de la primera película todos los guardianes terminan formando una familia hechiza y sobreponiéndose a las condiciones en las que les tocó nacer. En Guardianes de la Galaxia 2 el tema de la familia sigue siendo un leitmotiv, esto debido a que algunos personajes siguen ahondando y arreglando temas de su pasado y además aprenden a convivir entre sí a pesar de sus diferencias.

Guardianes de la Galaxia 2

Guardianes de la Galaxia Vol. 2

 

 

Muchas balas y golpes

Dicho esto hay que decir que Guardianes de la Galaxia 2 no es más que una película de superhéroes y acción para niños o para entusiastas de los cómics, y aunque es grato encontrarse con los personajes de la primera entrega, su desarrollo no parece ser sustancial. Aunque la película es divertida, en algunos momentos se siente como si uno estuviera viendo una secuencia de acción tras otra, pero más allá de eso nada fundamental estuviera en juego.

Lee también:

Sylvester Stallone en Guardianes de la Galaxia Vol. 2

El hombre de las ideas

 

Editado por María Posada Mylott

Guardianes de la Galaxia 2: humor y violencia entretenida
Guardianes de la Galaxia 2 es una buena segunda parte de la trilogía de Marvel Studios. El tema de la familia sigue siendo un hilo fundamental y en esta ocasión el elemento el humor tiene mucha más relevancia. Además de esto la elección de la banda sonora es muy acertada. Sin embargo, en algunos momentos a nivel narrativo parece como si no estuviera pasando nada sustancial.
PUNTOS FUERTES
  • Es una película con muy buen sentido del humor.
  • Los superhéroes no son convencionales: aparte de no ser perfectos moralmente vienen de contextos de exclusión.
  • La banda sonora es maravillosa.
PUNTOS DÉBILES
  • Los personajes no tienen mucho desarrollo.
  • Parece como si la acción en la que están envueltos los personajes no tuviera que ver mucho con la paz de la galaxia.
  • Hay muchos temas que quedan inconclusos.
70%DIVERTIDA PERO INTRASCENDIENTE
Reader Rating: (0 Votes)
0%
THE END MAGAZINE