Analizamos y presentamos el Cruïlla 2017, uno de los festivales con estilo y sabor propio.

En una ciudad como Barcelona, en la que parece que el monopolio festivalero se lo reparten entre el Sónar y el Primavera Sound, resulta muy duro competir, o eso nos imaginamos. Si a eso le añadimos la creciente oferta de festivales de verano, como el Arenal Sound, Low Festival, Mad Cool Festival, BBK live, Azkena, Fib o por el lado portugués, Nos Alive y Super Bock Super Rock, nos encontramos que repartirse el pastel por las bandas que uno quiere debe ser una especie de batalla campal en los despachos.

Es por ello que hacer lo que hace el festival que hoy nos ocupa, tiene mucho merito. El Cruïlla se enfrenta de tu a tu con el MadCool, Nos Alive y BBK Live este año. 4 festivales de corte mediano-grande, que se celebran exactamente en las mismas fechas en un espacio de menos de 1000km. Una locura.

¿Pero como diferenciarse del resto? Muy sencillo, siendo único. Y ser único es un trabajo tan duro como sencillo. Basta con no tener complejos a la hora de elaborar tu line-up, con mirar las necesidades propias y elegir en función a tus gustos. El Cruïlla es un festival que ha traído desde Damien Rice y Robert Plant hasta Kendrick Lamar y Snoop Dog. Es difícil valorar cual es la linea de este festival, -si es que la tiene- pero si que podemos ver como el intento de traer artistas que generalmente no pisan la península es un hecho. Y esto es algo, que este año se vuelve a repetir una vez mas.

Cruïlla 2017, ¿Quien viene?

Miremos por arriba y maravillémonos. Hay un nombre que brilla por encima de todos, y ese es Jamiroquai. El británico es de esos artistas escurridizos, que apenas realizan giras y que por todos es sabido que ofrece un espectáculo maravilloso. Vendrá al Cruilla tras casi siete años sin girar por el mundo, y esto es algo que hay que celebrar si o si. Presentará el interesantisimo Automaton (2017) y solo podemos deciros que guardéis las fuerzas, por que un nombre así te justifica por si solo un festival.

Otro de los nombres que entra por los ojos es el de Pet Shop Boys. Junto con The Human League, Omd o Duran Duran, forman parte de esa maravillosa generación de bandas que crearon en los 80s un sonido único y propio que marcó a toda una década.  Vendrán a Barcelona a regalarnos clasicazos como It’s a Sin, West End Girls o Rent, y por supuesto, con temas de su ultimo trabajo, Super (2016).  Tuve la oportunidad de ver hace un par de años a OMD, y la experiencia no pudo ser mas brutal. Darle la oportunidad de disfrutar de este música a un millenial es todo un privilegio que yo no pienso dejar escapar.

Aunque mi cabeza de cartel personal son los sudafricanos Die Antwoord. La inclasificable macedonia que son Ninja y Yo-landi vendrán al Parc del Forum a presentar su reciente y último trabajo, Mount Ninji and da Nice Time Kid (2016), aunque sinceramente, nos da igual lo que toquen. Los conocí en 2013 y me convertí en fan instantáneo de ellos,  aunque aun no he tenido la oportunidad de disfrutar de ellos en directo, pero esta vez no se me escapan. Hay rumores de que se quieren separar, así que ahora o nunca, go ninja, GO!

The Prodigy es el otro gran nombre que destaca por encima del resto en el cartel. Da igual que parezca que tienen un chalet en Torrevieja y que todos los veranos pisen España, al igual que Die Antwoord, nunca he podido verlos en directo, y desde que vi este vídeo, los tengo como un must en mi agenda festivalera.

Otros que no me perdería por nada del mundo son Parov Stelar, esa formación que es capaz de hacer bailar hasta a un festival sueco. Un ejercito de músicos sobre el escenario con el único fin de que movamos el cucu como si de unos Fat Freddy Drop se tratase, pero en una versión mucho mas directa y divertida. Su popularidad ha crecido dramáticamente en los últimos años, y no me extraña. ¿Que mortal no querría estar aquí?

Si lo de bailar no es lo tuyo hay otro nombre mayúsculo que destaca, Ryan Adams. El estadounidense es de esos artistas que no suele pasearse mucho por España, así que habrá que aprovecharlo. Estamos ante un tipo capaz de hacer una versión completa del 1989 de Taylor Swift -y mejorarlo- simplemente porque se aburría una tarde.  Como para no admirarle.

En este festival la mal llamada “música del mundo” también tendrá su importancia, desde bandas como Little Steven y sus The disciples of sound, pasando por Youssou N’Dour hasta llegar a Residente, el nuevo proyecto de René, el antes conocido como calle 13, galardonado con el premio nobel de la paz en 2015. Aquí vemos una parte importante que se repite año tras año en este festival, y es siempre tenemos presencia de música latina y africana, algo, que yo personalmente, agradezco enormemente.

Por supuesto que la música nacional, tendrá un valor fundamental en este festival, donde nos encontraremos a clásicos de nuestra agenda festivalera como Neuman, Dorian, Carlos Sadness o mi apuesta especial, el super grupo Exquirla, formado por miembros de Toundra y el canijo de Jerez. Estos últimos han parido un disco que no pienso perderme en directo.

Para finalizar, dos nombres que a mas de uno le justifican el festival por si mismo, Two Door Cinema Club y The Lumineers, que vendrán el Viernes 7 a seguir creciendo y conquistando corazones adolescentes a base de estribillos pegadizos y coreables.

Como podéis ver, ecléctico es la palabra. Desde la fusiones jazzisticas de Jamiroquai, hasta la guitarra lírica de Ryam Adams, pasando por el hip hop surrealista de Die Antwoord y aterrizando en la tralla electrónica de The Prodigy. El Cruïlla es un festival que no se puede encasillar en ningún genero, y eso es exactamente lo que le hace especial.

THE END MAGAZINE