La serie original de Hulu basada en la novela homónima de Margaret Atwood y protagonizada por Elisabeth Moss, inició el 26 abril  con la historia de un país distópico donde las mujeres solo tiene un valor reproductivo y el machismo y la religión guían a la nación.

Imagínese que el país más anhelado por miles de latinoamericanos que buscan perseguir el sueño americano y quieren hacer parte del “Free World” se vea desmoronado por un grupo de conservadores que menosprecian a la mujer, rigen bajo los pasajes bíblicos y eliminan a quien piense diferente a ellos. Y no, no estamos hablando de la situación actual de Estados Unidos con Trump, esta es la historia de The Handmais’s Tale.

La historia narrada por June (Elisabeth Moss) muestra un Estados Unidos destruido por la “guerra”, donde el congreso y la Casa Blanca han caído y quienes manejan el poder son líderes autoritarios que se guían por los preceptos de la religión cristiana para la reconstrucción de su sociedad, dentro de valores ultra-conservadores. Más allá de esto, la raza humana ha sido condenada de manera inexplicable a la casi total infertilidad y solo un grupo de mujeres aún conserva la capacidad de traer hijos al mundo. Por lo cual el nuevo gobierno totalitario convierte a estas mujeres, aparentemente privilegiadas, en criadas (handmaids); esclavas reproductivas de las casas de los comandantes y líderes del país, para quienes deben de dar a luz hijos que luego tienen que entregar a las esposas infértiles de estos.

Descubra otras grandes series en: Las 35 mejores series de la Nueva Televisión Americana

Elisabeth Moss en su papel de OfFred

Por supuesto, todas las libertades y derechos conseguidos a pulso y sufrimiento durante generaciones por las mujeres se han perdido casi en un instante, ahora todas están al servicio del régimen, según su condición. Estas criadas, por ejemplo, convertidas en objeto preciado, ya ni siquiera pueden conservar su nombre y llevan en cambio el de su comandante. Deben además utilizar túnicas rojas, cubrir su cabello y no pueden expresarse más allá de las frases religiosas que les son impuestas para saludar y responder a todos los pedidos de sus amos. ¿Opinar, estudiar, decidir sobre su preferencia sexual? Impensable en esta sociedad en donde incluso la lectura es un pecado que se paga con la mutilación.

Tal vez Margaret Atwood era una adelantada a su época, y es que en 1985, cuando se publicó la novela que da origen a esta serie, la historia de la canadiense trascendió por sí sola al realizar una fuerte crítica social a los hombres, la religión y las mujeres. Su adaptación a la plataforma televisiva ha causado gran furor al ser tan actual en relación a los momentos que se viven en nuestro mundo; para los y las estadounidenses ha sido una serie reveladora de un futuro que puede parecer distópico pero no lejano.

The Handmaid’s Tale presenta a la mujer como base de la sociedad y es por ello que el hombre le teme y busca silenciarla o esclavizarla para así lograr estar en el poder.

“This a man’s world but it would be nothing without a woman or girl”

La canción de James Brown cobra todo sentido cuando se entiende cómo este grupo de hombres conspiran ante la sociedad del libre albedrío y la libre expresión para anular los derechos, someter a las mujeres y liderar el “Free World” bajo los sagrados designios de la Biblia. Pero sin mujeres no se puede vivir y la infertilidad abatiendo al mundo como una plaga, hace ver a estos dictadores la necesidad de mantener a la mujer oculta de su verdadera importancia, de su valor en la humanidad y su poder.

Criadas en el Centro Rojo acusando a una rebelde

Ya en películas contemporáneas como Children of men de Alfonso Cuarón se había debatido aquel valor reproductivo de la mujer y la necesidad de la procreación para la permanencia de la raza humana, pero esta serie va más allá del valor reproductivo cuando ves la crítica hacia el mismo género femenino controlado por un modelo social represivo, en donde entre ellas se establecen jerarquías, puesto que mientras unas son esclavizadas, las esposas infértiles gozan de cierto estatus y privilegios siempre y cuando sus voces e ideas no sean escuchadas por los líderes. Pero es fácil percibir la rabia y decepción de dichas esposas al no ser el deseo sexual de sus hombres, al no poder quedar en embarazo e incluso la frustración al no sentir el dolor del parto (otras inquietudes como las intelectuales y políticas están tan silenciadas por la norma que parecen ajenas a estas mujeres).

El comandante Waterford después de realizar la “ceremonia” en que viola a su sirvienta buscando engendrar

The Handmaid’s Tale juega con diferentes personalidades, diferentes posiciones ideológicas en un mundo retrógrado, pero lo que hace una joya a esta serie es la increíble capacidad de construcción de este mundo con jerarquías y estatus donde la mujer adquiere el centro de atención. La serie juega además con la temporalidad mostrando el cómo y porqué de la situación actual de las mujeres, mediente flashbacks de la vida de los y las protagonistas, para hacer evidente el cambio de una sociedad libre como la estadounidense al oscurantismo total.

Además del gran contenido narrativo, la serie cuenta con un reparto de lujo, con Elisabeth Moss a la cabeza, quien demuestra su versatilidad y fuerza en una interpretación donde la gestualidad lo es todo; Joseph Fiennes (comandante Waterford), quien tendrá una relación especial y poco común con su criada, y Samira Wiley (Moira), una mujer homosexual que junto a June luchará por recuperar su familia y su libertad.

Además de esto, la propia Margaret Atwood trabaja como co-guionista y productora, lo que ha permitido a la serie no alejarse del rumbo de la novela y explorar con quien conoce mejor la historia y el contenido teórico sobre la cual descansa, a cada uno de sus personajes.

Samira Wiley como Moira

Finalizo con aquella frase en latín que usted descubrirá si sigue la historia y que representa mucho para este grupo de criadas que buscan unión ante la opresión (vea la serie y descubra por qué):

“Nolite te bastardes carborundorum, bitches”

Conozca más series geniales en: Las mejores series de la Nueva Televisión fuera de Estados Unidos

THE END MAGAZINE