Hace una semana que el Primavera Sound terminó, y aún estamos recuperándonos del bajón, pero como medio acreditado tenemos un deber, marcar los puntos fuerte y los puntos débiles de una edición para enmarcar. 

Recuerdo que cuando lanzaron el Line-Up, allá por finales de 2016, no me esperaba nada bueno. Había nombres potentes, y algunos incluso me hacían especial ilusión -como el de Frank Ocean , The Magnetic Fields o Bon Iver- pero no sé, algo fallaba. El anuncio había sido precipitado, y lejos quedaban las naves espaciales que no despegaban, las películas, o los videojuegos para anunciar el cartel. Daba la impresión que la presencia de un nuevo festival en España, como es el MadCool, con varios nombres que han poblado el Forum en los últimos años, se veía como un posible enemigo al que había que atacar antes de luchar. En palabras de la organización, nada de eso. Simplemente tenían todo el cartel listo, y ¿por qué esperar?

Line Up Primavera Sound 2017

Fueron pasando los meses y como de costumbre, escuchamos mas a fondo a las bandas que iban a ir al festival. Hubo sorpresas estupendas, como Let’s Eat Grandma, Kepa Junkera o Weval, pero seguiamos sin ver esa contundencia de días tan bestias como el viernes del año pasado (Radiohead, Beach House, The Last Shadow Puppets, Animal Collective, Dinosaur Jr, Beirut entre otros), o cualquier día de 2014, en el que te podían coincidir Nine Inch Nails, Mogwai, Kendrick Lamar, Caetano Veloso o GY!BE sin despeinarse.

Pero tocaba hacer los deberes como acreditados. Este iba a ser mi cuarto Primavera Sound, pero el primero en el que vendría a trabajar, así que tocó analizar el cartel en profundidad, y como muestra de ello, gozamos de entrevistas con autenticas joyas de la música nacional española como Museless, Retirada! o Rosalía, pero no nos quedamos solo en España, pues tuvimos la oportunidad de entrevistar a los holandeses Weval, los Neoyorquinos The Magnetic Fields o los peruanos The Astronaut Project e Inzul. Teníamos previstas entrevistas con bandas como Whitney, Survivor o Alexandra Savior, pero por problemas de ultima hora no fueron posibles, aunque prometemos intentarlo de nuevo en el futuro. Y desconozco si el hecho de trabajar más cerca del festival o la industria musical me ha influido, pero esta ha sido la mejor edición que recuerdo en este festival. 

Cigarretes After Sex en Apolo. Fotografia de Dani Canto

Todo comenzó el martes con los conciertos de la sala Apolo. Primer punto positivo, poder disfrutar de ciertas bandas en una sala de conciertos en lugar de el propio recinto. Punto negativo, el sonido de Apolo. Cualquiera que se haya pasado por esa sala, sabe que es una lotería. Yo he visto ahi a Whitney sonar como Dios y horas antes a Minor Victories sonar como un gato apaleado. No sabemos que pasa, pero conciertos como Cigarretes After Sex tuvieron graves problemas de sonido, y es una pena, porque los tres conciertos que vimos ese martes, fueron esplendidos.

Lee aquí : Martes, en Primavera Sound 2017 

Día abierto a todo el publico en el Primavera Sound. Fotografía de Dani Canto

Nos vamos al miércoles, primer día semioficial del festival. Realmente es una gran idea lo de ofrecer una primera jornada de acercamiento al festival, pero esta vez, ya en el forum. Para el que es nuevo, se familiariza con el recinto, para los curiosos, es darles un poquito de la experiencia Primavera totalmente gratis, y para los asiduos, una jornada de puro relax en comparación con el resto de días. Un punto a favor en toda regla, en el que ademas ya puedes ver los puestos de comida abiertos, los baños limpios y las barras a punto. El único punto débil que se me ocurre, por decir alguno, es que estaría bien un segundo escenario funcionando, o que los puestos de las discográficas o flatstock estuviesen ya presentes. En lo musical fue el mejor miércoles que le recuerdo al festival, pude ver conciertos muy interesantes como 7 notas 7 colores, y el primer gran bolo de esta edición, Local Natives. Por la noche fuimos a Apolo, por primera vez tirando de metro, y pese a que hubo un pequeño atasco de gente a la entrada (todo el mundo salia del recinto), llegamos sin problemas para entrar en LA2 a ver a esas dos bestias que son Albert y Cuervo. 

Lee aquí : Miercoles, en Primavera Sound 2017 

Una vez hablado de las previas, nos centraremos en los tres días principales del festival, de manera general. El primer punto positivo -y el más importante – ha sido la selección musical. Está claro que esta ha sido la edición del relevo generacional. Y esto es algo que tiene dos vertientes de análisis. Por un lado que ninguno de los cabezas de cartel ha sacado un álbum antes del año 2000. Los primeros fueron Arcade Fire, en 2004 con Funeral. En 2007 aparece el primer trabajo de Bon Iver, For Emma, Forever Ago. En 2009 llegarian The XX, con su XX, y en 2012, Frank Ocean deleitaría a medio mundo con su Channel Orange. Partimos de la base de que ninguna formación tiene mas de 15 años, que una llega justo a 10 y el resto, tienen 8 y 5 años respectivamente.  Podemos entender sin muchas complicaciones que cabezas de cartel como Radiohead, NIN, Pixies, Ride o Nick Cave & The Bad Seeds han quedado atrás. Y ojo, que no solo hablamos de cabezas de cartel. Formaciones que ocupaban un slot muy importante en el cartel como Death Grips, Miguel, Solange o Run The Jewels son todo grupos o artistas de después del 2010. No es de extrañar que esto haya repercutido en otro punto, que a titulo personal, considero muy positivo: Una mayor presencia del publico joven.

Mac DeMarco en el escenario Mango. Y si, el batería está en pelotas.

Todos sabemos que el Primavera es un festival que abarca a gente de todo tipo de edades, pero también es evidente que la media generacional de este festival sube mucho si se compara, por decir,algo, con la de BBK o Arenal Sound, los festivales nacionales que atraen a un mayor público joven. Es importante para el festival atraer a esta generación y este tipo de público, y este año, más que nunca, lo han conseguido.Por supuesto podríamos hablar de relevo generacional no solo por la simple anécdota de las edades, -tanto de artistas como de asistentes-, sino por la apuesta musical de los grandes nombres del cartel. The XX, Frank Ocean, Solange o la ultima etapa de Bon Iver, son artistas que bien podrían ser estudiados dentro de veinte años para comprender lo que fueron las tendencias musicales a lo largo del principio del siglo XXI. Por suerte para mi, este año los Black Keys, The Strokes y demás se han quedado en casa.

Lee aquí : Jueves, en Primavera Sound 2017 

Arcade Fire en su concierto Unexpected. Fotografia de Eric Pamies

El Unexpected ha sido otro punto muy a favor de esta edición. Que te aparezcan Arcade Fire a tocar sin avisar, o que te anuncien a Mogwai y HAIM el mismo día del festival, es de esas cosas que yo, al menos, valoro muy positivamente. Eso si, el tema de los tokens para acceder a las backstage parties (un escenario al que solo se podía acceder si tenias unas monedas que repartían por el recinto) resultó un poco caótico. Nadie sabia muy bien donde se podían conseguir, ni como, y yo por lo menos, no las olí. Pero esto no deja de ser un extra, y como tal, hay que valorarlo.

The Magnetic Fields en el auditori. Fotografia de Nuria Rius

El auditorio, esa joya que esconde el festival. Nunca he entendido por que va tan poca gente, pero por mi genial, que siga todo así. Poder disfrutar de conciertos tan preciosos como los de Kepa Junkera y los Cubero, de esa locura llamada Phurpa, de la oscuridad mas absoluta en Rosalía y Refree, y sobre todo, en esas tres horas que me llevaré a la tumba con The Magnetic Fields, es algo que ya merece el abono por si solo. He visto a Cortini, a Silvia Perez Cruz, a Panda Bear, a Swans, o a Kronos Quartet allí, solo por decir algunos de los artistas que se subieron a ese escenario en en ediciones pasadas, pero ningún año el nivel ha estado tan alto como este.

Skepta, en el Primavera Sound. Fotografia de Nuria Rius

Lo mismo habría que señalar de la parte negra del cartel. Y decir parte negra para agrupar a artistas tan diversos como Joey Purp y Grace Jones, quizás esconde algo de racismo por mi parte, pero creo que todos nos entendemos. No fueron pocas las criticas que les cayeron cuando el cartel fue lanzado (yo incluido) por apostar por un cambio tan radical en la linea. Lo que no sabia es que conciertos como Run The Jewels, Death Grips o Flying Lotus estarían fácilmente en mi top 5 de esta edición, que pude ver a la estrella en ciernes que es Joey Purp, o que disfruté como pocas veces con Miguel o Skepta. Me retracto de todo lo dicho en el pasado, queremos esta linea en el Primavera Sound 2018.

Lee aquí : Viernes, en Primavera Sound 2017 

Zona Primavera Beats. Fotografia de Alba Ruperez

La zona Primavera Beats es otro de los grandes puntos fuertes de esta edición. Ya pudimos disfrutar de ella el año pasado, pero el espacio ha sido profundamente ampliado, los dos escenarios son mucho mas grandes y el nivel de producción recuerda a algo parecido a un mini coachella en plena Barcelona. Muy buena calidad de sonido, muy buena onda y sobre todo, una zona que descongestiona el resto del recinto, haciéndolo más cómodo para el que prefiere “el festival mas clásico”

La comodidad es el último punto positivo que resaltaremos. Pese a hacer el Sold Out con varios meses de antelación, pasearse por el Forum es extremadamente cómodo. Se que hay gente que afirma que las distancias de unos escenarios a otros son eternas, pero yo no las veo por ninguna parte. Creo que tardé como unos 12 minutos en ir del Auditorio al escenario Heineken, todo esto, pasando el control de pulseras necesario para acceder al recinto, y ojo, que probablemente hablamos de los escenarios mas alejados entre sí.

Publico en This is not this heat

Destacaría también que el Primavera es un festival en el que es relativamente sencillo ver a cualquier banda en buena posición. En la mayoría de conciertos basta con llegar 5 o 10 minutos antes para estar bien delante y centrado, y en los cabezas de cartel, al menos este año, con unos 40 minutos de antelación(alguno amigos afirman que incluso menos) yo he llegado a ver a bandas como Bon Iver o Arcade Fire en las primeras filas. El tener una oferta tan dispar, y tan interesante, deriva en que esa gente que va a los festivales a pillar sitio en un escenario desde las cuatro de la tarde hasta las diez de la noche, aquí escasee.

Joey Purp en el escenario Pitchfork

Y ahora vamos con lo malo. Lo primero que debo destacar es el sonido. Hay escenarios como el Pitchfork que siempre suenan mal, y aunque la organización explique que es debido a problemas acústicos imposibles de solucionar, año tras año se sigue ubicando en el mismo sitio, y por si fuera poco, programa algunos de los hypes del año, como Glass Animals, Alexandra Savior, Badbadnotgood o Survivor. Por otro lado, también hemos notado problemas en los dos escenarios principales. Mas allá del corte de luz en Run The Jewels, conciertos como Arcade Fire o The xx sonaron muy bajos , y eso que en el primero estaría en la fila diez. Es extraño, porque Metronomy, en el mismo escenario que los canadienses, sonaron escandalosamente bien. El tema del sonido es algo que año tras año se repite, y no fueron pocas las quejas que les cayeron el año pasado con Radiohead.

Lee aquí : Sabado, en Primavera Sound 2017 

Otro punto negativo son pequeños problemas de organización en momentos concretos. Tener que desalojar a medio auditorio, cuando todo el mundo tiene su entrada para el siguiente concierto (The Magnetic Fields), tener que salir del Apolo para ir de una sala a la otra y ponerte a la cola (con la posibilidad de no poder volver a entrar por estar lleno) , o el tener que ir horas antes de que abra el recinto para intentar conseguir tickets para el hidden o auditorio, son cuestiones que se repiten año tras año, y que no deberían ir en el mismo saco que otro gran problema puntual,  el  tapón que se formó en el puente que comunica el Primavera con Primavera Bits a la hora de Mogwai. Obviamente hablamos de momentos puntuales, o sensaciones como que la APP no acababa de funcionar todo lo bien que debería, pero merecen la pena ser resaltados, y esperamos, solucionados.

Como veis, los puntos débiles poco pueden hacer contra los puntos fuertes, y esta es la principal razón por la que año tras años marcamos a sangre las fechas del Primavera en el calendario. Este año he visto a Aphex Twin retorcer la realidad en directo, a Death Grips enseñándonos las puertas del infierno, o a la Alcarria y Euskal Herria unidas. He llorado viendo como Rosalía y Refree llenaban de oscuridad todo el auditorio, o de como Stephin nos abría las puertas a su mente con sus 50 songs memoir. He visto crecer a The XX, a un Bon Iver eléctrico, a una estrella futura como es Joey Purp, o a esa joya nacional que nunca me cansare de reivindicar, Retirada!. He descargado adrenalina como nunca con Run The Jewels, he viajado a una rave pasada con Front 242, o me he vuelto un drogadicto a todo lo que me pinche Flying Lotus. He bailado con Miguel y me he emocionado con los aullidos de This is Not This Heat. Me he reconciliado con las HAIM y me he dejado llevar en Phurpa. Y quizás esto ultimo ha sido la clave de este año. Dejarse llevar por una programación increíble, que ha dejado en anecdótica la espantada a ultima hora de Frank Ocean.

THE END MAGAZINE