Tras su paso por la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes, el próximo 27 de julio se estrena en los cines de Colombia La defensa del dragón. Su directora, Natalia Santa, nos habla sobre su película.

La defensa del dragón es una película poco habitual en la cinematografía nacional, en la que nos sumergimos en la vida íntima y emocional de tres hombres de mediana edad que viven como en un margen del mundo y del tiempo, en el centro de Bogotá. La directora de la película, Natalia Santa, respondió a nuestras preguntas para dar a conocer su universo creativo:

La defensa del dragón

  • ¿Qué tipo de cine te interesa hacer?

Natalia Santa (NS): No pienso en un tipo específico de cine. Me interesan los personajes y sus universos, todo el resto parte desde ahí: los conflictos, el tono, la propuesta visual, el sonido.

El guion que estoy escribiendo en este momento es completamente diferente a La defensa del dragón. La protagonista es una mujer joven que vive sin contenciones, entonces la forma en la que nos acerquemos a ella y a su universo debe ser coherente con la fuerza vital del personaje. En ese sentido será una película opuesta a La defensa, que era pura contención.

  • ¿Qué temas te obsesionan como creadora?

NS: Me interesa buscar elementos de drama, de humor y de absurdo en vidas aparentemente comunes y tranquilas. Somos un país de extremos, con realidades muy duras, y para mí es un reto encontrar posibilidades narrativas en lugares más neutrales en donde los dramas no son obvios ni evidentes.

La defensa del dragón

Natalia Santa, Directora de La defensa del dragón

  • ¿Por qué hacer una película sobre la vida cotidiana de personajes anónimos y casi marginales?

NS: El interés por contar las historias de estos hombres partió de la observación y de la preguntas sobre sus vidas. El Club Lasker, un universo totalmente masculino, es habitado por hombres mayores que crearon alrededor del ajedrez un espacio en el que son visibles y reconocidos, ahí tienen roles y estatus; tienen un nombre.

Quise contar sus vidas más allá del Lasker pero sin verlos con compasión o condescendencia. Los protagonistas de la película son hombres que lidian con la frustración y la soledad porque eligieron esos caminos. Fueron sus apuestas vitales y deben enfrentar las consecuencias.

La defensa del dragón

  • ¿Por qué decidiste trabajar específicamente la historia de tres hombres de mediana edad?

NS: Dos de los personajes fueron inspirados en hombres reales que aparecen en dos series de fotografías de Iván Herrera. Uno es un relojero que trabaja detrás de una vitrina con su monóculo, concentrado en su minuciosa labor. El otro es un anciano enigmático y elegante, un médico italiano, que mira fijamente hacia el interior de una cafetería.

Fueron puntos de partida muy concretos: un médico extranjero y un relojero, ambos mayores, ambos habitantes del centro. Sus imágenes estaban tan clavadas en mi cabeza que incluso en el casting estaba buscando que los actores tuvieran un parecido físico con estos hombres a los cuales no conozco y para quienes inventé unas historias que probablemente no tengan nada que ver con sus vidas reales.

Del protagonista no tenía un referente tan claro. Nació como un visitante habitual del Lasker. Pensé un en un ajedrecista que vive de apostar, un hombre que tiene su oficina en un club de ajedrez y con lo que gana paga sus cuentas. No tiene nada porque no le hace falta nada más que el ajedrez, y para él esa es una vida perfectamente normal y funcional.

La defensa del dragón

  • ¿Por qué mostrar Bogotá de la manera en la que la muestras?

NS: Es una parte de Bogotá que pasa cada vez más inadvertida. Son estos lugares medio escondidos en callejones y segundos pisos a los que nadie entra a menos que tenga una curiosidad por descubrir submundos. Esa Bogotá está en las fotografías de Iván Herrera desde que empezó a registrar el centro con su cámara. Mirar donde pocos miran, en los lugares menos evidentes, y encontrar belleza en donde pocos parecen verla, o en donde otros ven decadencia.

La defensa del dragón

  • Háblanos acerca de la influencia de las fotografías de Iván Herrera en tu película.

NS: Los personajes nacieron de sus fotografías y él fue el director de foto junto con Nicolás Ordóñez, pero esa mirada particular de Iván no solo definió la propuesta visual y estética de la película sino la forma de abordar a los personajes. Encontrar belleza y humor en la frustración, en la soledad o en la necesidad. Verlos como sobrevivientes y no como perdedores.

Es ahí donde siento que fue fundamental contar con Iván en todo el proceso de apropiación de esos universos del centro, porque él en verdad disfruta, admira y respeta estos espacios y a sus habitantes. Se siente mucho más cómodo en los cafetines o en las calles del centro que en cualquier otro lugar de la ciudad.

Foto Iván Herrera

De la serie “Los sobrevivientes” de Iván Herrera

La defensa del dragón

Hernán Méndez en su papel de relojero en la película

  • Hay un singular estatismo visual en tu película; planos en su mayoría sin movimiento. ¿Por qué esta elección desde la dirección?

NS: La idea era mantener la cercanía con la foto documental de Iván, queríamos que los personajes transitaran los planos y no que la cámara los siguiera a ellos, queríamos retratar los espacios y los estados anímicos con la quietud de una fotografía. Sus universos son estáticos, sus vidas son rutinarias, son hombres metódicos y contenidos, la cámara fija y las composiciones simétricas terminan de dibujar los terrenos emocionales de estos tres hombres solitarios.

La defensa del dragón

  • Tu película tiene una capacidad emocional muy particular que hace que uno sienta un extraño dolor y horror al ver el fracaso social y emocional de los personajes. ¿Cómo logras ese poder de moción de las pasiones mediante tu historia y tus personajes?

NS: Todos estamos llenos de máscaras, mostramos una imagen fabricada de nosotros mismos, nos protegemos. El proceso de tomar un personaje e ir quitando sus capas de protección al ponerlo en situaciones incómodas o indeseadas resulta revelador porque deja al descubierto la vulnerabilidad del ser humano.

Yo siento que en esta historia, por lejanos que parezcan los personajes, hablo de mis miedos y mis propias capas protectoras. El espectador puede llegar a sentir lo mismo, puede descubrirse identificado con esos miedos y se incomoda cuando ve a los personajes expuestos.

En todo caso me parece que los protagonistas son un tanto subversivos, sus decisiones vitales no van acordes con los parámetros de felicidad o de bienestar de la sociedad, no les interesa el éxito o el dinero, no les interesa ocupar un escalafón social. Son unos descastados voluntarios.

Algunos ven al protagonista como un mediocre por no haber tenido una gran carrera como jugador de ajedrez, pero escoger el anonimato, así sea por miedo al fracaso, para mí es mucho más valioso que intentar el éxito por encima de todo.

La defensa del dragón

  • Tu película presenta una particular capacidad de contención, especialmente en las emociones y acciones de los personajes, ¿por qué tomas esta decisión creativa?

NS: Estos tres amigos comparten el gusto por al ajedrez y por el centro de la ciudad pero también comparten la incapacidad de expresar sus sentimientos, de abrirse. Juegan ajedrez, trabajan con sus manos, defienden constantemente su soledad y sus mundos privados. La contención, en diferentes niveles y formas de manifestarse, es inherente a su ser, es su manera de estar en el mundo.  Esos universos se ven amenazados cuando están en situaciones que los obligan a abrirse, a cambiar, a replantear sus estrategias.  Su defensa es dar un paso atrás, pero al final, de una u otra manera, los tres deciden arriesgar algo.

  • ¿Qué buscas lograr con tu película?

NS: Hace mucho que la película superó todas nuestras expectativas. El gran triunfo para nosotros fue terminarla. Con Ivette Liang y a Nicolás Ordóñez los productores, pasamos años buscando la financiación, y luego Ivette trabajó muy duro para ajustar la película al presupuesto que teníamos. Entonces lograr hacerla era nuestro único objetivo.

Estábamos en postproducción cuando Edouard Waintrop, director artístico de la Quincena de Realizadores, vio un primer corte y la quiso para la selección. Estábamos aún terminando la película cuando supimos que íbamos a estrenar en Cannes.

En este momento estamos preparando el estreno en Colombia, que será el 27 de julio, y a partir de ahí ojalá un buen recorrido por festivales.

Lee también:UNA MUJER. UNA DE LAS PELÍCULAS MÁS ARRIESGADA DEL CINE COLOMBIANO

La defensa del dragón

  • Háblanos acerca de tus nuevos proyectos.

NS: He trabajado muchos años como libretista para televisión y espero seguir haciéndolo. Me gusta crear historias y personajes en cualquier formato y para cualquier plataforma. En este momento trabajo en la segunda temporada de una serie de casos legales que se llama La ley del corazón. Estoy en el equipo de libretos con Felipe Agudelo, creador de la serie, y Ricardo Sarmiento. Además estoy terminando un nuevo guión para cine.

La defensa del dragón

Lea también: QUINCENA DE REALIZADORES CANNES 2017

THE END MAGAZINE

About The Author

ANDRÉS VÉLEZ CUERVO

Escritor, guionista, productor, investigador, crítico, docente y editor. Licenciado en Filología Hispánica de la Universidad de Salamanca, magíster en Literatura de la Universidad de los Andes. Colabora con diferentes medios impresos y digitales, así como con entidades privadas y universidades, como docente, crítico y asesor. Actualmente trabaja como escritor y productor en Oveja Eléctrica, como editor de la sección de televisión de The End Magazine, y como docente en la Universidad Central. Es autor de los libros sobre cine "Cómo cargar una Colt con una locomotora en llamas. Una aproximación teórica y una posible delimitación a la metáfora cinematográfica" (EAE, 2015) y "República Noire. Cine criminal colombiano (2000-2012). En busca del cine negro en Colombia (Cinemateca Distrital, 2016)".

Related Posts