Define la Real Academia de la Lengua Española la palabra Trol como adaptación gráfica de la voz noruega troll, que significa monstruo maligno de la mitología escandinava; pero si le preguntamos a un millenial, sabrá en seguida que nos referimos a otra cosa.

Internet tiene la facultad de transformar o reinterpretar significados de palabras tal como lo ha hecho con el odiado trol, un ser que no es difícil de reconocer, pero sí de aceptar. Nos guste o no, en este mundo hiperdigitalizado el trol es exitoso, y eso incluye el ámbito cinematográfico.

Varias películas, marcas y productos relacionados al cine han usado el mordaz lenguaje del trol como su caballo de batalla para comunicarse con el espectador. A algunos les ha funcionado bien, a otros se les ha salido de las manos esta mierda. En cualquier caso, hay muestras del poder de convocatoria de este espécimen y, por ende, razones también:

Trol

Tal vez le interese: ¿POR QUÉ NECESITAMOS HABLAR DE ESTRATEGIA CINEMATOGRÁGICA?

EL TROL SE ATREVE A DECIR LO QUE EL RESTO NO: Es lo más básico y por ende el aspecto insignia del éxito del trol. Todos tenemos opiniones de películas, de actores, de universos e historias que en cierto modo pueden incomodar. El primero que logre condensar esos pareceres y los expulse de manera pública ganará atención tal como lo hizo El Crítico de la Nostalgia, un tipo en plan freaky que obtuvo notoriedad por sus críticas descarnadas y poco éticas hacia películas y seriados de TV. Doug Walker tiene más de 10 temporadas en Youtube sobre un show en el que destroza y vanagloria cintas por igual y que le genera vistas de capítulos por encima de las 500.000 personas (El review de Wonder Woman tiene 700.000 putas visitas en menos de dos semanas)

En Twitter la cuenta 9000x, con más de 400.000 seguidores, va en el mismo plan hijo de puta con tweets sobre series, películas y música que fácilmente se vuelven referentes de la cultura internauta (memes, gifs y la anhelada viralidad) y todo por poner en trinos eso que pensaron otros, pero que no se atrevieron a opinar.

Trol

EL TROL RIDICULIZA AL STABLISHMENT: Difícilmente alguien aceptará tener perfil activo en Tinder y aceptará haber caído en la estrategia de promoción de Ex – Machina, película de 2015 que se valió de un perfil falso en la red de citas para promocionar a uno de sus personajes principales y de paso para ridiculizar a cientos de hombres que creyeron haber encontrado el amor de su vida (Es Tinder, por favor) El cariño no llegó, pero la notoriedad de la película sí.

El mofarse de otras personas es un ejercicio loable si se sabe hacer y es mucho mayor cuando es en público, tal como le sucedió al presentador David Letterman quien recibió en estudio a un Joaquin Phoenix algo taciturno y errante en una de las entrevistas más extrañas que se recuerden del show y que con el tiempo demostró ser una estratagema para promocionar el documental Im Still Here, en el que Phoenix aseguraba dejar la actuación por el hip hop. El actor se burló del presentador, de los televidentes y de medio ciberespacio. ¡Troll epic win!

EL TROL ACABA CON LA FALSA CERCANÍA: Al ser descarnado y brutal, el trol es entendido también como honesto y, por ende, más cercano a la realidad. Seguro que los amigos de Netflix lo pensaron desde un principio, y por ello desarrollaron todo este diálogo y concepto creativo en sus redes sociales, con el cual le han dado personalidad a la marca burlándose de sí mismos, del público y tomando con poca seriedad su tarea. Un trabajo que se está volviendo punto de referencia de estrategias digitales que quieren ese compromiso del público con los contenidos generados. Netflix en redes se ha vuelto casi que una religión. Algo similar ha intentado Cine Tonalá Bogotá desde sus canales generando una empatía con el público en relación a la clásica comunicación de la sala de cine.

Y es que ser trol en ocasiones funciona como imán de atracción, algo así como ese compañero de la escuela al que todos admiraban por sus bromas (hasta que se gradúan y el nerd termina empleándolo y pues…)

Trol

EL TROL OFRECE ALGO NUEVO A LO YA VISTO: En una época en la que las opiniones sobre diversas situaciones se están viendo permeadas por lo que se supone está bien y no decir, llega la figura del trol para levantar asperezas con su forma de ver la vida.

La prueba viviente de eso fue sin duda DeadPool, la película de Marvel que dio un giro al clásico relato de superhéroes para traer un protagonista políticamente incorrecto y que fue lanzado así desde la etapa de promoción con este teaser, con un marcado diálogo para mayores de 17 (cuando la película clásica de comic contempla público desde los 12) y con entrevistas del personaje burlándose del típico héroe redentor de las historietas.

Por supuesto, todos estamos aburridos de los mismos lineamientos y discursos sobre los temas de siempre, por eso cuando en internet todos se morían (y se mueren) por hacer reseñas de películas basadas en los mismos y planos tópicos, llega la cuenta de Resumen de Películas para reducir el ejercicio a 140 caracteres llenos de humor negro y comentarios ácidos que harían revolcar al gran Roger Ebert en su propia tumba.

Trol

¿Todos deben ser trols para tener éxito? No, básicamente porque cada cual debe respetar su propio lenguaje en redes y porque no todos son casos de éxito, pero no volquemos la mirada peyorativa a aquella suerte de bufón y provocador porque nunca se sabe cuándo se pueda necesitar de uno en un plan de trabajo.

Si necesitan tener más razones para convencerse del poder de la comunicación en el cine o simplemente quieren trolearnos, pueden leernos en nuestro blog y seguirnos acá y por acá.

Tal vez le interese: ¿CÓMO TWIN PEAKS TRANSFORMÓ LA TV?

THE END MAGAZINE