El Ciclo Rosa que llega a su edición 16, se llevará a cabo en la ciudad de Bogotá con itinerarias en Medellín y Cartagena. Este año el evento irá del 15 al 24 de Septiembre. 

La importante muestra dedicada al cine que aboga por descubrir la expansión y las erradicaciones de las fronteras que separan y definen los géneros trae en esta edición una amplia selección de importantes películas, entre grandes hitos, joyas perdidas y estrenos a descubrir se despliega la programación de este evento que organiza la Cinemateca Distrital. 

La muestra inaugura el viernes 15 de Septiembre con el más reciente largometraje del director chileno Sebastián Silva, que hasta ahora en su filmografía no había narrado nunca “la esencia queer”.  La película, hablada en inglés, sucede en Nueva York y aunque los protagonistas del film son dos hombres que se aman y buscan,  la mirada a la homosexualidad es sólo un esbozo, un rubro más en la narración.  En la cinta esta pareja busca con la ayuda de su mejor amiga traer un hijo al mundo.

Sorprende la elección para inaugurar la muestra, también porque la película, después de su segunda parte, se cubre de un manto que tiñe el relato de tinieblas. Más allá del contexto de pareja de los protagonistas el film se interesa por otras cosas.  En el mismo tono llega otra película de un chileno, el galardonado Pablo Larraín, con El Club, potente y ejemplar film que combina la atmósfera, el misterio y la tensión para construir una rígida radiografía de los procesos oscuros al margen de la iglesia,  una vez más la homosexualidad es adorno, no columna, no profundidad.

TAL VEZ LE INTERESE: ANDREW HAIGH : LA JOYA BRITÁNICA DEL MOMENTO

Por otro lado, la inclusión en la programación de la fascinante ópera prima del argentino Marco Berger, Plan B, es una decisión notable. El film, con mucha valentía y serenidad, se decide filmar el precipicio que ofrece siempre un amor. El lenguaje de la película es el lenguaje de la piel masculina, el de una caricia y una cierta astucia. Las acciones que retrata Berger se ven todas unidas por ese silencioso deseo que aflora siempre de sus encuadres y sus puntos de vista.

Plan B, de Marco Berger.

Hay sorpresas que animan a ver el espectro que propone la programación: la más reciente película de Peter Greenaway, Eisenstein in Guanajuato, la ópera prima del cantante chilena convertido en cineasta, Alex Anwandter, Nunca vas a estar solo. Se suma la película de la dupla de Petr Kazda y Tomas Weinreb, I, Olga Hepnarova, una película que se encarga de hacer un retrato un personaje difícil, complicado y obtuso, pero de un poder y atracción fascinante.

Una construcción narrativa hacia un abanico de acciones, evidentes, temerosas y combativas,  que representan ese sentido de rebeldía de una juventud marginada (punto clave para la lectura general del film), deseosa de acabar con el vínculo de víctima. Un estudio de personaje reflejado en la contención de estilo y forma, que apoya a una construcción de discursos interesantes (la lectura de las cartas) sobre el descubrimiento y una supuesta marginalidad y rebeldía.

Nunca vas a estar solo, Alex Anwandter.

La inclusión de un nuevo apartado titulado Latinoamérica queer recupera joyas perdidas como Tan de repente, de Diego Lerman; La virgen de los sicarios, de Barbet Schroeder y  XXY, de Lucía Puenzo; un relato rebelde sobre la duda, el poder de ser dos y escoger uno, lleno de fuerza y vitalidad amenazante, con un Ricardo Darín templado. A este apartado se suma también lo sobre edulcorada Hoy quiero regresar solo, ópera  prima que primero fue cortometraje de Daniel Ribeiro.

También el espacio de la muestra sirve como ventana para descubrir las apropiaciones de la homosexuailidad en  los directores  jóvenes. Se presentan los cortometrajes Los ríos, de Andrés Suárez; Porque no, de Rut Caudeli y Fuertes para ser libres, de Johana López. Un trío de propuestas que reúnen distintas sensibilidades que dejan ver la esperanza de que un futuro próximo se haga tal vez la película que narra las cavilaciones de un persona homosexual en Colombia.

Entre películas de Taiwán, Holanda, Alemania y Brasil se estructura una muestra que pretende ser un abanico de las posibilidades estéticas de un cine interesado en la inmaterialidad de lo queer, los estados efímeros del amor, la riña de los sujetos con la sociedad, la periferia rosa.

Encuentre acá toda la programación.

TAL VEZ LE INTERESE: ABDELLATIF KECHICHE Y EL ARTIFICIO DE LO REALISTA

THE END MAGAZINE