DespuA�s de su exitoso estreno en Sundance yA� su recorrido por el circuito de festivales de cine internacionales,A�A Ghost Story de David Lowery fue presentada como parte de la selecciA?n en Sitges bajo el aclamo de la crA�tica.

Si bien es una pieza que confronta al espectador con un sentido del ritmo poco convencional, con esta pieza el realizador norteamericano cementa su estatus como uno de los mA?s importantes cineastas estadounidenses de la actualidad.A� A Ghost Story es un experimento impresionante en realizaciA?n cinematogrA?fica – a menudo silenciosa por largos tramosA� y rodada en formato 1: 33: 1, pero usando bordes redondeados para hacerla parecer una Polaroid.A� Su perspectiva,A� alternativamente lA?gubre y juguetona envuelve un elemento sobrenatural desde un A?ngulo que no reconocemos a menudo. Hay tanto que admirar de A Ghost Story que es difA�cil saber por dA?nde empezar. O dA?nde acabar. Lo cual es perfecto para esta pelA�cula.

sitges, a ghost story

Eso es porque A Ghost Story es, al menos parcialmente, un ejercicio sobre el tiempo, y nuestro lugar en A�l. En la primera media hora de la pelA�cula, Lowery juega con las expectativas de la audiencia en tA�rminos de montaje. Antes de que el tA�tulo haya aparecido, vemos a una mujer (Rooney Mara) arrastrar un tronco hasta el final de su camino frente a una acera y luego la vemos caminar de regreso. El tramo es deliberadamente lento, y es seguido por escenas similares que uno esperarA�a cortar justo despuA�s de saber lo que estA? sucediendo. Estas escenas son al principio entre el personaje de Rooney Mara y su compaA�ero, interpretado por Casey Affleck. Luego A�l muere y en este momento comienza la pelA�cula.

 

El fantasma, interpretado por Affleck, ee su primer papel despuA�s de ganar el A�scar por Manchester junto al mar, exige del actor que lleve un puesta una tela blanca con A?valos negros en vez de ojos por casi la totalidad de la pelA�cula, pero es este humor retorcido lo que hace que este filme resulte tan cautivador. El fantasma se levanta de su camilla y regresa a su casa para acompaA�ar a su devastada esposa de luto. El director nos lleva en un viaje del cual es imposible no verse inmerso y sentirse relacionado de una manera u otra. La historia continA?a y se expande a lo largo de generaciones y generaciones, solo para volver a un pasado remoto que nos trae de vuelta al presente.A� En una de las tomas de la pelA�cula, vemos un libro de Nietzsche reposando sobre una estanterA�a, claramente indicando que esta es una pelA�cula que juega con la idea del eterno retorno que el filA?sofo alemA?n desarrolla en su libro A?AsA� hablA? ZaratustraA?.

A Ghost Story nos recuerda lo absurdamente insignificantes que somos, pero tambiA�n cuan increA�blemente importantes al mismo momento. Cuando tanto el pasado como el presente se contrastan en el gran lienzo de la historia,A� nuestras acciones no pueden considerarse esenciales para comprender los mayores problemas de la humanidad. HabA�a gente en tu casa antes de que estuvieras allA�, y probablemente habrA? gente allA� despuA�s de que mueras. Y sin embargo, considerA?ndonos a nosotros mismos como meros puntos en la lA�nea de tiempo de la existencia, el poder de los pequeA�os momentos en nuestras vidas pierde toda relevancia. Nuestras acciones son insignificantes y esenciales a la vez.

TambiA�n puedes leer: VAN GOGH COBRA VIDA EN LOVING VINCENT

La pelA�cula de Lowery captura algo sobre nuestro lugar en el esquema macro del mundo y la belleza del momento de una manera que se siente completamente fresca e increA�blemente emotiva. Esto no es tanto una pelA�cula acerca del dolor – que hemos tenido muchas de estas A?ltimamente – se trata mA?s bien de una pieza que buscaA� entender el flujo y reflujo de la existencia humana. El dolor es simplemente unos de los trazos en el lienzo de la historia.

sitges, david lowery

David Lowery, director de A ghost story, durante el rodaje.

Y sin embargo, aunque esto pueda parecer increA�blemente pesado y pretenciosamente filosA?fico, el verdadero milagro de A Ghost Story es que nunca es pesado ni moralizador. De hecho, casi no hay diA?logo, y estoy seguro de que Lowery no querA�a interpretaciones literales de su pelA�cula. A�l ha hecho una obra para guiarte en el camino, no para establecer uno para que lo sigas. Es una pelA�cula que puedo garantizar que la gente va a volver y discutir durante los prA?ximos aA�os. Es atrevida, extraA�a e inolvidable.

Antes de irte:A� BIFF 3: APOSTANDO POR LAS NUEVAS TENDENCIAS CINEMATOGRA?FICAS

THE END MAGAZINE