El Festival de Cine de Sitges siente las consecuencias del referéndum catalán. La presencia de los actores de Stranger Things en el evento fue cancelada.

En un mundo profundamente dividido, se valora la labor de los artistas como unificadores en la sociedad. Sin embargo cuando las políticas económicas y sociales de un país colapsan en un mismo contexto, es inevitable que el efecto dominó que se produce de esas coyunturas afecte directamente a todos los agentes sociales. Este año, debido a la convulsa situación que vive España, el contra-efecto que se ha generado a partir de la situación política ha tomado a muchos por fuera de base: Catalunya, la Comunidad Autónoma con uno de los niveles más altos de vida del estado español e incluso de Europa, ha llegado a un punto de no retorno para algunas personas, con respecto al tema de la Independencia del gobierno central.

El Festival de Sitges, que se celebra todos los años a comienzos del mes de octubre, ha sentido directamente los efectos colaterales de este fenómeno que tiene a la península Ibérica en estado de profunda ansiedad. El domingo 1 de Octubre del año en curso, se celebró en Catalunya un referéndum que el sistema legal español ha denominado como ilegal y que ha sacado de exacerbado el sentimiento entre los catalanes de formar una república independiente. Todo esto , después de una agresiva del gobierno del presidente Mariano Rajoy por frenar el ejercicio democrático, al enviar a la guardia civil y suprimir cualquier intento de votación y posteriormente anular la legitimidad de los resultados.

También puedes leer: LOS INVITADOS DE LUJO HOMENAJEADOS EN SITGES

A lo largo de aquel día, el mundo entero, vio cómo se desencadenaron una serie de eventos desafortunados, gracias a un despliegue de imágenes y vídeos compartidos por redes sociales de brutalidad policial en contra de los ciudadanos. Como consecuencia, España quedó en una incómoda posición frente al mundo, donde todos los agentes involucrados perdieron. Perdió Catalunya la legitimidad de su referéndum, perdió Rajoy por su uso desmedido de fuerza en contra de sus habitantes, perdió el Rey, incapaz de mandar un mensaje de unificación y por último, perdió la democracia.

sitges, cataluña, referendum

Una gran movilización ciudadana ha generado la tensa situación política en Catalunya.

Al llegar a Sitges, el ambiente se sentía cargado. Banderas de Catalunya por toda la ciudad, incertidumbre por parte de los asistentes al festival y un caos general palpable; invitados famosos comenzaron a desistir de participar. La organización del festival no lograba calmar los ánimos y por último, Netflix, que iba a hacer una presentación especial de la segunda temporada de Stranger Things contando con la presencia de Millie Bobbie Brown y Noah Schnapp canceló su visita debido a que los padres de los menores temían por la seguridad de sus hijos en un momento político tan convulso. De esta manera, el festival perdió uno de sus eventos más importantes, corroborando el hecho de que el mundo está pendiente y que no le está gustando lo que ve.

Es así, que un evento como un festival de cine, que se supone debería ser un espacio para celebrar el arte y la unidad, se convirtió en rehén de una situación política que dejó en evidencia la profunda división social en España y sirve como reflejo de los tiempos que vivimos como humanidad. Este año, el arte no salvo el día.

Antes de irte: ‘STRANGER THINGS’: LA SEGUNDA TEMPORADA NO COMENZARÁ EN HAWKINS

THE END MAGAZINE