En vísperas del estreno de la cuarta temporada de la serie Gotham, nos ponemos en la tarea de escudriñar los aspectos más relevantes en materia de contenido y estética, analizando el nuevo camino que emprende la producción televisiva frente al reto de darle una historia de origen digna al Caballero Oscuro.

El pasado 21 de septiembre de 2017 se estrenó el primer capítulo de la cuarta temporada de Gotham con un registro de un millón de espectadores en Estados Unidos. No es una cifra menor, pero es casi medio millón menos que la temporada pasada. Este hecho parece confirmar que al parecer la serie aún no ha logrado alcanzar el éxito que muchos pronosticaban, tratándose de un universo tan vasto, reconocido y amado como es el de Batman. Todo lo contrario, parece que con el paso del tiempo, pierde más adeptos y seguidores.

Esto se puede deber a las numerosas libertades que se toman los directores y guionistas al momento de adaptar personajes icónicos de la saga del Caballero Oscuro, dado que los cambios no son menores, tanto estética como argumentalmente hablando. Esta decisión de reestructurar a villanos y héroes por igual termina influenciando de gran manera el desarrollo de la serie. Batman, y el universo que lo rodea, están cargados de una simbología importante, y es incluso motivo de veneración para muchos fanáticos, así que cambiar personajes centrales, para hacerlos más agradables en el contexto de la serie, se constituye como un sacrilegio.

No te puedes perder: Trailer de la cuarta temporada de Gotham.

Ahora bien, es importante entender que Gotham busca tomar distancia de la narrativa canónica clásica de Batman, en las que este sirve de piedra angular para la formación no solo de los hechos contenidos en sus cómics, sino en muchos de los otros superhéroes y villanos de otras entregas de DC Comics. Por tanto, como en temporadas pasadas, el personaje estelar de la serie es el detective James Gordon (interpretado con Ben McKenzie), quien asume el rol del héroe antes de la aparición del vigilante. El seguimiento que se le hace a James Gordon busca destacar los esfuerzos previos hechos por el Departamento de Policía de Ciudad Gótica, antes de la aparición y consolidación de Batman como su protector.

Habiendo entendido esto, es posible comprender por qué muchos de los villanos más notorios de Batman, aún sin haber entrado este en acción directa, están en paulatino proceso de construcción e incluso perfeccionamiento. Es fácil encontrar detalles que distan de los orígenes de los enemigos más representativos del hombre murciélago, dado que esta apuesta televisiva no trata de ser una fiel representación de los cómics, sino que se enfoca en dar a conocer aspectos anteriores a la cimentación de Batman, ignorando o transformando elementos inherentes a las historietas.

En esta cuarta temporada, nos encontramos con un Bruce Wayne (interpretado por David Mazouz) que ha emprendido, finalmente, su misión de restaurar el balance y el orden en su ciudad. No obstante, la preparación a la que se somete para llevar a cabo su entrenamiento difiere considerablemente de los cómics. Este es un hecho constitutivo propio de Batman, pues en más de una ocasión logra superar a sus enemigos no únicamente por su intelecto superior, sino debido a su amplio e intensivo entrenamiento físico. En la serie es Alfred Pennyworth (interpretado por Sean Pertwee), su mayordomo, quien se encarga de enseñarle todas las bases de combate y pensamiento deductivo que le servirán para dar rienda suelta a sus ambiciones de lucha por la justicia. Este hecho discrepa del camino recorrido por Bruce Wayne en los cómics, en los que la iniciativa es emprendida por el joven billonario, quien emprende desde una temprana edad una serie de viajes que lo llevan por todo el mundo, abriéndole la posibilidad de aprender y poner en práctica nuevas habilidades, adquiriendo destreza en el manejo de una extensa serie de áreas del conocimiento.

Sin embargo, aunque hasta el momento Bruce Wayne no haya emprendido la serie de viajes que lo terminarán por encausar (esperamos) a Nanda Parbat (el bastión de La Liga de las Sombras), ya se hizo la presentación de Ra’s Al Ghul (interpretado por Alexander Siddig). La introducción de un personaje de esta magnitud cambia por completo la lógica y desarrollo de la serie, puesto que Ra’s Al Ghul se fundamenta como el máximo némesis de Batman en incontables ámbitos. Para algunas personas esta afirmación puede ser exagerada, pero no cabe duda alguna de que Ra’s Al Ghul ha afectado en múltiples niveles la vida de Bruce Wayne, más allá de su alter ego enmascarado, ya sea directa o indirectamente. La apuesta de incluir a un villano de esta talla en esta cuarta temporada demuestra que los directores y guionistas le están apostando a una reestructuración de la serie, dándole un matiz más oscuro.

Te puede interesar: Batman, el arquitecto de la Liga de la Justicia.

Ra’s Al Ghul no solo es peligroso porque posee la fuente de la inmortalidad (El pozo de Lázaro), o porque comanda con mano de hierro a La Liga de las Sombras, un poderoso y enorme ejército de ninjas entrenados en todo tipo de artes de combate, espionaje y saboteo; sino porque tiene un intelecto equiparable al del hombre murciélago, y además de ello, tiene la capacidad de influir en personalidades de gran poder alrededor del mundo.

“Sigo tus logros tan de cerca, Bruce, como los míos propios”. Ra’s Al Ghul

Teniendo en cuenta que varios personajes, tanto villanos como héroes, están tomando forma a partir de sus características propias, no es descabellado prever que la serie más temprano que tarde llegará a impartir la confirmación de un mundo más oscuro y caótico, teñido de sombras y enfrentamientos (aspectos evidentes en la conformación de la Ciudad Gótica clásica de Batman).

El reto reside en cómo se desenvuelvan estos enfrentamientos, y qué tanta armonía tengan los personajes entre sí al momento de cumplir su papel una vez las fichas estén en posición. Bruce Wayne todavía tiene un largo camino por delante para llegar a ser el temible caballero enmascarado que caza criminales en las noches, y los villanos aún no poseen su denso repertorio de trucos y artimañas, pero la serie aún tiene mucho margen de manejo, así que veremos qué sorpresas nos trae esta temporada que inicia.

 

 

THE END MAGAZINE