Hazlo como hombre, la primera gran basura mexicana del chileno Nicolás López, se estrena en Colombia

A finales de los años 30 la cinematografía mexicana tuvo un despegue como nunca en toda su historia lo ha vuelto a tener. Lo anterior debido en primer lugar a que la televisión no era tan popular como lo fue después, la gente tenía necesidad de ver películas en su idioma y no se practicaba el doblaje; y principalmente la producción hollywoodense descendió de manera drástica debido a la entrada de EEUU a la Segunda Guerra Mundial. Incluso los grandes estudios de allá invertían en la tierra azteca. La llamada “Época de Oro” terminó en 1960 y desde entonces son aislados y fracasados los intentos de tener una industria sana: El cine de aliento de finales de los 60, el cine del “echeverriato”, que dio grandes obras en los años 70, curiosamente, en su mayoría, críticas al sistema; el nuevo cine mexicano de los años 90 y párenle de contar. Curiosamente, casi al terminar el siglo XX aparecen cintas muy exitosas, con mejor producción técnica, pero con tratamientos más ligeros. Sexo, pudor y lágrimas (1999, Antonio Serrano) sería el banderazo de inicio de éxitos cada vez más comerciales. Se auguraba un triunfo sin precedentes para la filmografía mexicana. Pero fuera de algunos logros, las películas del país de la tortilla se han vuelto cada vez más extremas y, o se vuelven inaccesibles para el público o son más complacientes para con él. Y de estas últimas es Hazlo como hombre (2017, Nicolás López).

Hazlo como hombre es una película que oculta su intención de sacar dinero de forma fácil, en la tolerancia y el respeto a la diversidad sexual.

La cinta, en pocas palabras, cuenta lo que ocurre cuando un “macho calado”, pelo en pecho, “sobaco peludo”, es informado por uno de sus dos mejores amigos, de que es gay. La revelación será tomada por el protagonista como un duelo, en el que deberá pasar por cada una de las etapas, hasta que al final, como lo intuimos desde el principio, acepta que su “brother” es homosexual y lo aprende a querer, aunque no por eso dejará de ser macho.

También puede interesarte: SENSE8: UNA APUESTA A LOS SENTIDOS

Ahora bien, lo positivo de la cinta es que en lugar de centrarse, como ocurre en estos casos, en el que “sale del clóset”, se enfoca en el amigo que debe luchar para aceptar que su compadre es homo. Y nada más. Salvo una que otra escena que da un poco de risa, el resto es un montón de chichés, como el cocinero gay, el sábado de familia jugando videojuegos, el que pertenezcan los tres protagonistas a un equipo de futbol rápido, que el que sale del armario anda con la hermana de su amigo, y así. Las actuaciones, disparejas como corte de pelo gratuito, van de un regular pero inspirado Humberto Busto, hasta el borde de la sobre actuación de Mauricio Ochman y Aislinn Derbez, que parecen estar en un duelo por demostrar quién es el peor actor de la historia tratando de ser graciosos, aunque sea a base de gesticular de tal manera que hasta “Chespirito” parece histrión.

La cinta hace de la sobre actuación y la exageración su medio para hacernos reír, casi siempre sin éxito.

El ritmo es paquidérmico, pese a que sólo dura 1 hora 30, en parte porque los actores no logran involucrarnos y en parte porque la premisa se agota después de los primeros minutos. El final, agónico, es de lo más predecible y te hace sentir que no es que lo hayas visto antes, sino que está pasando en tu cabeza en ese momento; es decir, es más que previsible. Cuenta con una música incidental espantosa, que quiere parecer de cine hollywoodense y tiene la canción “jota” más fea que pudieron encontrar. Eso es lo que ofrece la producción dirigida por el chileno Nicolás López (que debió seguir afeando la cinematografía de su país), especialista en cine malo.

También puede interesarte: MACABRA: UNA SERIE CONTRA LA TRANSFOBIA

Cuando en México se aprobó el artículo 189, uno que permite que las personas que inviertan en cine puedan deducir el Impuesto Sobre la Renta, muchos se alegraron por este estímulo a la producción fílmica, pero por desgracia, son cada vez más los que realizan cosas que están hechas al criterio de la empresa que las patrocinan, que buscan recuperar la inversión por medio de la copia de modelos extranjeros (incluso, Martha Higareda se ha dedicado como productora a recrear cintas que tuvieron éxito en otros países, lo cual se agradece más que su costumbre de andarse desnudando a la menor provocación), o que nadie va a ver porque están hechas con los pies. Decir que no te gustan los filmes mexicanos, siendo mexicano, es un albur. Te tachan de “malinchista”, vende patrias, amargado, misógino, etc., etc. Pero con ejemplares como este, que intentan copiar lo hecho en USA, pero con cuatro dólares y actores de televisión que no tienen ni la más remota idea de actuación para cine, uno prefiere que le digan como se les antoje. Eso sí, no pueden comentar que tienes mal gusto, lo cual es mil veces preferible.

Mauricio Ochman y Aislinn Derbez, parecen estar en un duelo por demostrar quién es el peor actor de la historia.

 

Cuando terminas de ver esta cosa llamada Hazlo como hombre, la sensación de vacuidad es tal, que no puedes más que lamentarte por el costo del boleto. Cuando de ir a cine lo más disfrutable son las palomitas y el refresco, algo está mal. El cine mexicano se ha transformado en una copia al carbón de La rosa de Guadalupe, de Como dice el dicho, de 40 y 20, es decir mercancía televisiva, mala y de simple explotación. Se ha transmutado en un producto tan mediocre como un infomercial —vendiendo tonterías inútiles pero para ser consumidas en los siguientes cinco minutos antes que se acabe la oferta—. Se está queriendo convertir a estos filmes en un objeto de consumo que, para ocultar su mediocridad, se vende con la etiqueta del patriotismo, similar al empleado para que apoyes a la selección mexicana. Y parece que lo han logrado. Hazlo como hombre rompió los récords de taquilla para los filmes locales, tristemente, porque hay muchos más trabajos mexicanos que merecerían ese honor. Su táctica de llorar funciona: “¡Apoya al cine mexicano, no importa lo malo que sea, no importa que no aporte nada ni que sus intérpretes sean unos farsantes, que roban oportunidades a actores verdaderos y que a sus realizadores no les interese más que verte cara de billete!” A eso se reduce hoy en día el mexicanismo. Y luego nos quejamos de que Donald Trump nos considera basura.

THE END MAGAZINE