Imagen promocional de Los Cabos Film Festival

Del 8 al 12 de noviembre se celebró la sexta edición de Los cabos Film Festival, encuentro cinematográfico que busca derribar fronteras allá donde otros quieren levantarlas, promoviendo lo mejor del cine de norteamérica.

Cada año, películas originarias o coproducidas por México, Estados Unidos y Canadá se dan cita en las paradisiacas playas de Baja California Sur, para competir por el preciado galardón que otorgan sus dos secciones más importantes: Competencia Los Cabos y México primero.

Los directores de Pequeña Miss Sunshine, Jonathan Dayton y Valerie Faris, fueron los elegidos para abrir la muestra con su reciente largometraje La Guerra de los sexos (2017) protagonizado por Emma Stone y Steve Carell. La cinta, fuera de competición, narra en tono de comedia el histórico partido de tenis que se libró en 1973 entre la tenista Billie Jean King (Stone), por ese entonces número uno del ranking mundial femenino y Bobby Riggs (Carell), un veterano ganador de varios Grand Slam. Este encuentro casi circense, que fue seguido por millones de televidentes, abrió un debate sobre la igualdad de sexos y marcó un antes y un después para el movimiento feminista. La historia de amor lésbico de Billie Jean hace de trastienda agregando un toque de romanticismo a la narración y subrayando en todo momento su rol de heroína sin fisuras en un mundo dominado por los hombres.

los cabos, Emma Stone, Steve Carell

Emma Stone y Steve Carell son los protagonistas de ‘La guerra de los sexos’

El film está perfectamente ambientado en la época, cuidando al máximo todos los detalles estéticos pero se apoya sobre un guion explícito y totalmente predecible. Lo que a nivel dramático nos deja ante un telefilme de domingo por la tarde. Como contra punto, Emma Stone y Steve Carell lo dieron todo en sus magistrales actuaciones.

En esa dualidad de escenario mar y desierto que es Cabo San Lucas, también se presentó fuera de competición la extraordinaria Downsizing (2017) el nuevo film de Alexander Payne, que no decepciona en su línea de humor sarcástico para criticar a la clase media americana. Downsizing, protagonizada por Matt Damon y coprotagonizada por Kristen Wiig y Christoph Waltz, abrió el pasado festival de Venecia y es en mi opinión una firme candidata al Oscar. El film cuenta las peripecias de Paul Safranek (Damon) un trabajador de clase media americana, que junto a su mujer sueña con una vida que no está al alcance de sus bolsillos. Es decir, dinero, mansiones, joyas, coches, viajes, en un momento donde el consumismo y la superpoblación están acabando con el planeta. Sin embargo, unos científicos noruegos descubren la fórmula para reducir el tamaño de los seres humanos y por tanto reducir su impacto ambiental y salvar el planeta de una inminente extinción, sin renunciar a una vida de lujo y opulencia. Todo aquel que decida encogerse vivirá una experiencia de ensueño en el nuevo paraíso.

Como telón de fondo hay una reflexión sobre la solidaridad, la identidad individual y colectiva y el verdadero sentido de la vida. Downsizing es una oda pesimista sobre la condición humana.

Puedes también leer:  ‘UNA VIDA A LO GRANDE’, LA NUEVA PELÍCULA DE ALEXANDER PAYNE

La alfombra roja de la sexta edición de Los Cabos, no contó con la presencia de grandes estrellas del cine como en ediciones pasadas. Sólo estuvo Paul Schrader guionista y director norteamericano, recordado por su magistral guion de Taxi Driver y Toro Salvaje entre otros, a quien se le rindió un merecido homenaje por su aporte a la cinematografía mundial y ofreció una conferencia donde explicó su larga experiencia como guionista al lado de importantes directores como Martin Scorsese y su propia vivencia como director de American Gigolo (1980) o Mishima (1985).

Aunque no hubo muchas estrellas que brillaran en el cielo del mar de Cortéz, el Festival si hizo gala de una muy buena selección de interesantes títulos que se proyectaron este año en las pantallas de los más importantes festivales del mundo. Se destaca Una mujer Fantástica (2017) del chileno Sebastián Lelio, ganadora a mejor guion en el pasado Festival de cine Berlín. Su protagonista Marina (Daniela Vega) es una transexual que tras la muerte repentina de su novio, Orlando (Francisco Reyes) un hombre 20 años mayor que ella, tiene que enfrentarse por su condición a las sospechas por su muerte a la vez que emprende una batalla solitaria contra el entorno familiar de Orlando para reclamar su derecho al duelo. O la delirante cinta del director americano John Cameron Michel How to talk to girl at party (2017) protagonizada por Alex Sharp y Elle Fanning y que también contó con la participación de Nicole Kidman en el elenco. Una propuesta fresca, diferente, libremente creativa que aunque recibió malas críticas y abucheos en Cannes, yo la encontré tremendamente inspiradora. Una película muy punk sobre el punk no podía ser de otra manera.

Fue Camino a Marte (2017) la única representante mexicana en la sección oficial del festival. La cinta dirigida por Humberto Hinojosa fue rodada en Baja California Sur, los mismos parajes donde sucede el Festival y protagonizada por tres actores mexicanos muy taquilleros, Luis Gerardo Méndez, Camilla Sodi y Tessa Ia. El film que es una curiosa mezcla de géneros entre ciencia ficción, drama y road movie, cuenta la historia de amor entre una enferma terminal y un extraterrestre. Sin embargo no convenció mucho a la prensa, pero sí a los asistentes que le otorgaron el Premio del Público Cinemex.

En la sección México Primero compitieron entre otras, A morir los desiertos, de Marta Ferrer, Los días más oscuros de nosotros, de Astrid Rondero, Mis demonios nunca juraron soledad, de Jorge Leyva y Ayer maravilla fui, Gabriel Mariño. Esta última se alzó con el premio CINEMEX a mejor película. También compitió en el Festival de Morelia, recibiendo gran aceptación por parte de la crítica. Filmada en blanco y negro la historia narra las peripecias de un ente solitario que cambia de cuerpo de manera incontrolable, como metáfora de las mutaciones del amor. Así, sin control, vaga de cuerpo en cuerpo hasta que un día queda prendado de Luisa y entonces busca la manera de quedarse con ella para siempre.

Sin embargo, la gran ganadora del certamen fue The Florida Project (2017) dirigida Sean Baker. El joven realizador norteamericano quien hace dos años impresionó a la crítica con su película Tangerine (2015) totalmente rodada con un iphone 5, se llevó de nuevo todos los aplausos con este nuevo film. La película que ya había sido presentada y bien recibida en la Quincena de los realizadores en Cannes y en el festival de San Sebastián, cuenta la historia de Moonee una traviesa y alegre niña de 6 años que vive con su madre desempleada en una habitación de motel al lado del lugar más feliz del mundo: Disney World. El director Sean Baker hace un retrato de la brutal desigualdad social que existe en estado de Florida, donde decenas de familias viven bajo el umbral de la pobreza al lado del mayor imperio vacacional de Estados Unidos. Lo hace a través de la inocencia infantil, mostrándonos todo lo feo de la marginalidad de una forma muy bonita y con una estética muy colorida para no abusar de la lágrima fácil.

El motel es supervisado por Bobby (Willem Dafoe) que está increíble en su papel de gerente de todas esas almas desamparadas. Sin duda alguna su papel valdría la candidatura al Oscar. Sin embargo quien se roba el show es Brooklynn Prince (Moonee) que en su papel de anti-princesa de Disney nos deja a todos con el corazón en la mano.

 

Los cabos, sacred deer

Nicole Kidman en la presentación de The Killing of a sacred deer. Foto: Los Cabos Film Festival

Para cerrar con broche de oro, Nicole Kidman dio la sorpresa llegando a la clausura para recibir un premio a toda su trayectoria. Y tras un breve discurso de agradecimiento, aprovechó para presentar The Killing of a sacred deer (2017) una terrorífica historia de venganza del director griego Yorgos Lanthimos, que ganó el premio a mejor guion en el último Festival de Cannes.

Antes de irte: ‘EL SACRIFICIO DE UN CIERVO SAGRADO’: LO NUEVO DE YÓRGOS LÁNTHIMOS

Así terminaron los cuatro días de la fiesta del cine en las cálidas playas de la Baja California Sur. El festival internacional de Cine de los Cabos que se nombra a sí mismo el “Cannes de Latinoamérica” quiere ser un gran escaparate cultural para promover lo mejor del cine latinoamericano y norteamericano hacia el mundo. En la ceremonia de clausura, su director Hugo Villa se mostró muy satisfecho del resultado tras el arduo trabajo de reunir a todos los que hacen de sus vidas una experiencia cinematográfica y expresando sus agradecimientos adelantó que la próxima edición se llevará a cabo del 7 al 11 de noviembre del próximo año. ¡Allí nos vemos!

THE END MAGAZINE