¡Advertencia!
Este artículo contiene spoilers

El regreso de Stranger Things no pudo haber llegado en mejor momento, pues no solo coincidió con la celebración de Halloween (y el Día de los Muertos), sino que cautivó por igual a nuevos y viejos seguidores de la serie con su fresca narrativa e imponente producción.

Stranger Things se ha vuelto rápidamente un clásico contemporáneo de la pantalla chica gracias a la magistral dirección y atención al detalle por parte de Matt y Ross Duffer (mejor conocidos como los hermanos Duffer). A partir de una cuidadosa sincronía de elementos propios de la cultura popular, los hermanos Duffer logran imprimir un sentimiento de nostalgia hacia el público, transportando a los televidentes a mediados de la década de los años ochenta, en un Estados Unidos rural. Como en la primera temporada, la historia vuelve a centrar su desarrollo en Hawkins, un pequeño pueblo agrícola de Indiana y el apocalíptico paisaje monstruoso del “Otro lado”.

En un principio la crítica había dicho que sería imposible mantener, e incluso superar, la primera temporada que nos dejaron los hermanos Duffer. No obstante, estas afirmaciones fueron revertidas por completo una vez se hizo pública la segunda temporada de Stranger Things. Esta vez se optó por tomar una aproximación más directa de los acontecimientos. Algo apenas normal dado que ya existe un antecedente, por lo cual se dio paso a cimentar, expandir y profundizar las raíces que articulan el mundo entero de Stranger Things.

Con un espíritu más oscuro, y problemáticas más maduras, se implantaron diversas situaciones que enfrentan a los protagonistas con sus miedos más íntimos, dándoles mayor coherencia a sus motivos e intereses personales. En esta segunda temporada Mike Wheeler (Finn Wolfhard), Will Byers (Noah Schnapp), Dustin Henderson (Gaten Matarazzo) y Lucas Sinclair (Caleb McLaughlin) tienen que prevalecer a pesar de los múltiples obstáculos que ponen en riesgo no solo sus vidas, sino su amistad.

No te puede perder: Stranger Things tendrá cuatro temporadas.

Después de los acontecimientos de la primera temporada, Will ya no es más un personaje pasivo, sino que desempeñará un rol central en el progreso de la serie por su estrecho vínculo que lo conecta directamente con las entidades presentes en el “Otro lado”. Más allá de enfrentarse a los retos normales de ser un niño, Will también tiene que hacer frente a las pretensiones de los demonios que interactúan con él, y que buscan halarlo constantemente al “Otro lado”.

Desde un primer momento, Will sufre múltiples episodios que le otorgan la capacidad de tener visiones de sucesos presentes y algunas visiones premonitorias de hechos futuros que toman lugar en Hawkins y sus cercanías. Cada visión que adquiere Will representa una amenaza inminente que se cierne sobre el pueblo. El protagonista recurrente de estas visiones es un demonio de silueta negra y tentáculos de gigantes proporciones, el cual se ve empeñado en apoderarse de Hawkins, doblegándolo a su voluntad y corrompiendo el entorno que lo compone.

Mientras Will se encuentra librando su propia pelea, el resto del grupo (Mike, Dustin y Lucas) tratan de entender cómo el comportamiento misterioso y errático de Will encaja con la cadena de sucesos que tienen lugar en el pueblo, y cómo todo lo relacionando data de los eventos de la primera temporada. Además, con la introducción del personaje de Max (interpretada por Sadie Sink, quien toma el apodo de Mad Max, haciendo alusión al personaje de la icónica serie de películas homónimas de finales de los años setenta y comienzos de los ochenta, protagonizadas por Mel Gibson), la chica nueva en la escuela, los cuatro jóvenes protagonistas tendrán que superar constantemente los obstáculos de relacionarse con una nueva mujer en su grupo.

Te puede interesar: Mr. Mercedes, el atípico reflejo de una sociedad enferma.

Haciendo una primera transición a la madurez, Dustin y Lucas se ven enfrentados para lograr captar la atención de Max, mientras Mike y Will intentan descifrar el alcance real de las visiones. Esto fragmenta el grupo en algunas ocasiones, y le da independencia a las historias, permitiéndole un desarrollo alternativo a la serie, ya que cada subgrupo termina por buscar apoyo en personajes que inicialmente eran secundarios y complementarios, tales como Steve Harrington (Joe Keery), Bob Newby (Sean Astin) y Nancy Wheeler (Natalie Dyer), entre otros.

Por otro lado, el dramático regreso de Eleven (interpretada por Millie Bobby Brown), consolida el momento más alto de la serie en sus dos temporadas: la pelea por el balance entre el mundo real y el “Otro lado”. Bajo el cuidado de Jim Hopper (David Harbour), Eleven ya no es la retraída y tímida niña que le temía al mundo y desconocía casi todo lo que la rodeaba. Las enseñanzas de Jim le permitieron madurar y conocer aspectos de la vida que antes le eran ajenos por completo.

De hecho, Eleven emprende rápidamente un traspaso de la niñez a la adolescencia esta temporada al huir de la cabaña donde Jim la mantenía escondida, pero a salvo, de los investigadores del Laboratorio Nacional de Hawkins (ese mismo que originó todo el problema en primer lugar). Su decisión de huir se da al enterarse que su madre biológica no había muerto como le había hecho creer Jim, por lo cual decide visitarla. Posteriormente, inicia una búsqueda para dar con el paradero de Kali (interpretada por Linnea Berthelsen) otra niña, a quien considera su hermana, que había sido víctima y sujeto de pruebas, como ella, por parte de los científicos del Laboratorio Nacional de Hawkins.

En resumen, esta segunda temporada de Stranger Things conserva aquella atractiva impronta que deja al televidente deseando más y más con cada capítulo. Adicionalmente, nos expone una historia más completa y compleja de lo que se está desarrollando en varias partes de Hawkins, a la vez que también genera una nueva serie de preguntas frente a las novedades que se incorporan con cada avance. Asimismo, esta temporada nos permite conocer nuevas facetas y profundizar en numerosos rasgos característicos propios de cada uno de los personajes del elenco.

THE END MAGAZINE