Repasamos las claves de nuestro festival de verano favorito, el maravilloso Roskilde, situado en Dinamarca y que tendrá lugar del 30 al 7 de Junio de 2018.

Vaya vaya vaya, quien viene por aqui. Ya se acerca el verano, y como de costumbre, toca hacer repaso de esos eventos que tan locos nos vuelven en The End Magazine. Si amigos si, los festivales de musica. Muchos aspiran a ser el mejor festival del verano, pero a la hora de la verdad, las opciones se reducen a tres. Glastonbury, Roskilde y Pukkelpop. Hoy analizaremos el segundo.

EL MEJOR LINE – UP EN AÑOS

Podríamos hablaros de las cientas de actividades paralelas, del buen rollo del camping, de la belleza -fisica y emocional- de sus asistentes, o de la maravillosa calidad de sonido de cada escenario. Pero todo eso mejor que lo descubráis vosotros mismos en tiempo real. De momento, centremonos en lo importante, que son las mas de 150 bandas que se pasearán por Dinamarca para deleitarnos con una de las propuestas mas eclecticas, frescas y divertidas que uno puede encontrarse. 

Legendas que vuelven 

Pelos de punta de imaginarme lo que puede ser ver a Nick Cave & The Bad Seeds en el Orange Stage. Solo he tenido la oportunidad de ver al señor oscuro hace tres años, y pasé de un jovencito que disfrutaba de su música, a un fan absoluto. Poderío, contundencia, elegancia, y sobre todo, una puesta en escena demencial, para un artista arropado con una armada de músicos que son puro fuego. Una experiencia para enmarcar.

Diametralmente opuesto, podría ser el caso de David Byrne. El frontman y líder de una de las bandas mas grandes de todos los tiempos -Talking Heads – regresa a Dinamarca para ofrecer un directo experimental, en el que mezclará temas propios con los de su antigua banda, y que como se parezca un poco a lo visto en Coachella hace unas semanas -músicos deambulando por un escenario, perfectamente coreografiados – esto puede ser un espectáculo que ningún amante de la música debería perderse.

Genios que vuelven 

Quizas la etiqueta de legenda aun les quede grande, pero que decir de la vuelta a Roskilde de Nine Inch Nails. Posiblemente la banda mas bestia que he podido ver en directo nunca, capaz de empalmar temas como Wish y Hurt y pasar de la agresividad a la lagrima en 1 minuto. Demasiado imperdible.

Otros que no podían faltar son Gorillaz. Damon Albarn es abonado a Roskilde, y es que prácticamente no hay año que no pise el festival con cualquiera de sus propuestas musicales. Incluso hace un par de años, tuvieron que sacarle los de seguridad del escenario, al querer seguir tocando aunque su tiempo hubiese acabado. Es cierto que este ultimo álbum de Gorillaz deja muchas dudas, pero nunca he podido verles en directo, y pocas cosas me hacen mas ilusión en este 2018 de todo lo que giran.

 Ay, Massive Attack. Que recuerdos de adolescencia, encerrado en mi habitación imaginado lugares imposibles. Los británicos vuelven a Dinamarca a quemar el escenario principal, y es bien seguro que lo hagan. Nunca he podido disfrutar de un directo de ellos, pero he oído todo tipo de maravillas.

Las estrellas del siglo XXI

Parece increíble que un artista de la talla de Eminem nunca haya pisado este festival, pero finalmente lo hará en 2018. Con malas criticas tras su ultimo trabajo, el norteramericano no tendrá problemas para tirar de clásicos, y como venga con la banda que tenia hace un par de años en Reading & Leeds, esto puede ser colosal.

El otro gran cabeza mainstream es Bruno Mars. He de decir que le tenia cierta tirria, pero con el paso del tiempo, he ido pillandole el punto hasta convertirse en una de mis principales atracciones de esta edición. Una pena la caida del cartel de Cardi B, porque podría haber hecho un dúo brutal para cantar su ultimo éxito.

Khalid y Dua Lipa son las otras dos estrellas, en este caso mucho mas emergentes, pero que llevan meses sin bajarse del top 10 de artistas mas escuchados de Spotify. El norteamericano ha sabido unir lo mejor del blues y el funk con bases electrónicas, y la británica, parece el mayor descubrimiento femenino en tiempo. Veremos donde acaban cada uno.

RAP

Si hay algo que adoro de este festival, es que siempre le dedican una cuota impresionante al Rap. A parte de Eminem, tendremos a Joey Bada$$ tras sacar el mejor disco de su carrera, a los imparables Vince Staples y Stormzy, a ese genio llamado Danny Brown, o variaciones en artistas como Sampha o Anderson .Paak, estos últimos, sinónimo de diversión y profundidad en sus directos.

Jóvenes promesas

Artistas como la noruega Sigrid nos conquistaron el corazón desde su Don’t kill my vibe, pero es que cada tema nuevo que saca, no hace mas que enamorarnos por su voz, su talento y su desparpajo. Probablemente 2018 sea el año en el que de el gran salto.

The Blaze son un dúo francés casi desconocido en 2017, pero que está en todos los grandes festivales de 2018. ¿El secreto? La creación de atmósferas sonoras impagables, representadas en unos videoclips de primer nivel.

Odesza llevan tiempo en esto de la música, pero ha sido 2017 su año de ebullición. Después de dar un espectáculo sin parangón en Coachella 2018, los americanos son probablemente la banda que mas ganas tengo de ver en esta edición. Y esto, con todo lo que he comentado hasta ahora -y me queda por comentar- significa mucho.

Los que no podían faltar 

Lista sencilla. Artistas que dentro de lo alternativo, se han ganado el corazón de todos los festivaleros. Es el grupo mas ecléctico, pues encontramos el folk de Fleet Foxes, la inclasificable mezcolanza humanoide de St Vincet, la clásica formalidad de Interpol o el mágico post rock de Mogwai. Mención especial para la vuelta de My Bloody Valentine, banda clave en el shoegaze, y que nos morimos por ver una vez mas. Eso si, llevad tapones, que tocan demasiado alto.

La tralla 

De Roskilde siempre aplaudo que puedan meter en una carpa lo mas urbano, lo mas cool, y lo mas duro sin ningún problema. Y es que de esto último, siempre vamos sobrados. Desde la juventud post-punk de Slaves, a esas maravillas compositivas como son Clutch, pasando por el huracán de Chelsea Wolfe, al hardcore melódico de Touché Amore -me muero por verlos – o esa joya que puede ser la mezcla de Boris & Merzbow pasando al super grupo Dead Cross. Tantos grupos, y tan poco tiempo.

Por supuesto, no pueden faltar las decenas de bandas nórdicas que pululan en el festival, destacando a Nephew como cabezas de cartel. Pero aun queda mucho por indagar en el cartel antes de destacar a alguna. No obstante, en las próximas semanas, publicaremos un articulo con las 15 bandas que no podéis perderos en esta edición, aunque probablemente, haya que aumentar el numero, porque lo de este año no es ni medio normal.

https://www.youtube.com/watch?v=RAy0GrBaEOc

THE END MAGAZINE

About The Author

DAVID S. BLANCO
EDITOR RETRO Y MÚSICA

Para escribir antes hay que aprender a leer. Estudio como bucear en la música para sacar historias que plasmar en la pantalla, porque como bien dijo un hombre sabio, el arte es el último paso antes de disparar.

Related Posts